Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Los Veintisiete apoyan la creación de una tasa bancaria para que las entidades contribuyan a financiar los costes de futuras crisis

Respaldan que la UE revise los presupuestos nacionales antes de su aprobación y que se refuercen las sanciones contra los países con déficit excesivo

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 15 junio de 2010

El borrador de conclusiones de la cumbre recoge que el Consejo Europeo "acuerda que debe introducirse una tasa sobre las instituciones financieras para garantizar que éstas contribuyan al coste de las crisis". Los Veintisiete expresarán así su determinación de seguir adelante con este nuevo impuesto en la UE pese a la falta de acuerdo en el G-20. No obstante, los Estados miembros también están divididos sobre si esta tasa debe gravar activos o beneficios y sobre si debe destinarse al presupuesto, como quiere Reino Unido, o a crear un fondo para liquidar bancos quebrados, como defiende la Comisión Europea (CE).

Los líderes europeos reiterarán su compromiso de "garantizar la sostenibilidad fiscal" y de "lograr sin demora los objetivos presupuestarios". Para evitar nuevas crisis de deuda en la UE, los jefes de Estado y de Gobierno se comprometerán a endurecer el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC), que fija el límite de déficit público en el 3% del PIB. La medida más novedosa es que la UE revisará los presupuestos nacionales de los Estados miembros antes de su aprobación parlamentaria para verificar que las hipótesis de crecimiento e inflación en que se basan son realistas y forzar la corrección a tiempo de cualquier desviación del déficit.

Los representantes de los Veintisiete reclamarán también que todos los países elaboren leyes nacionales que recojan los objetivos de reducción del déficit y pedirán a la CE que desarrolle una serie de indicadores para detectar cualquier problema de competitividad entre los países de la eurozona. También se prestará más atención al nivel de deuda, se reforzarán las sanciones contra los países incumplidores y se aplicarán desde una fase más temprana, incluso antes de que superen el umbral del 3%, según el acuerdo alcanzado por los ministros de Economía el pasado lunes.

Los Veintisiete tienen previsto adoptar la nueva estrategia económica de la UE para los próximos 10 años, una de las prioridades de la presidencia española. Su objetivo es "ayudar a Europa a recuperarse de la crisis y salir más fuerte, tanto a nivel interno como a nivel internacional, para lo que se estimulará la competitividad, la productividad, el potencial de crecimiento, la cohesión social y la convergencia económica".

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones