Nueva norma para regular las estimaciones en el consumo eléctrico

Podría facilitar la devolución a los usuarios de las cantidades cobradas irregularmente en enero y febrero
Por EROSKI Consumer 18 de mayo de 2009

El viernes pasado, el director general de Política Energética y Minas, Jorge Sanz, firmó una resolución que establece el nuevo procedimiento de facturación con estimación de consumo de energía eléctrica y su regularización con lecturas reales.

Con esta norma, el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio ha asegurado que «cumple el compromiso adquirido con las asociaciones de consumidores de aprobar una metodología unívoca de estimación del consumo, un procedimiento claro y preciso para evitar errores o interpretaciones en las facturaciones de la luz», informa la organización FACUA.

El objetivo de la resolución, que será publicada en los próximos días en el Boletín Oficial del Estado (BOE), es trasladar a las compañías suministradoras de energía eléctrica la metodología obligatoria que deberán aplicar en los meses en los que no realizan lecturas reales de los contadores y facturan por estimación. La medida surtirá efecto para las facturaciones realizadas a partir del 1 de noviembre de 2008, esto es, tendrá carácter retroactivo.

«La retroactividad en la aplicación de la norma podría provocar que todas las eléctricas tengan que devolver las cantidades millonarias cobradas de más en las primeras facturas emitidas en 2009 en aquellas comunidades cuyos gobiernos no han aprobado resoluciones imponiendo la refacturación», explica FACUA, que recuerda que la Comisión Nacional de la Energía (CNE) pidió a todas las comunidades que impusiesen la refacturación si las eléctricas habían repercutido las tarifas vigentes desde enero a energía consumida en noviembre y diciembre. La resolución también será de aplicación para los clientes acogidos a la futura tarifa de último recurso.

Fuera discrecionalidad

La nueva normativa impone a las compañías eléctricas una metodología que será de obligada aplicación para realizar las estimaciones de consumo y que se refiere, entre otros conceptos, al término de potencia y alquiler de equipos de medida y a la medición de la energía.

La resolución concreta que la facturación mensual se calculará en aquellos periodos en los que no se disponga de la lectura real de los equipos de medida, «pero elimina la discrecionalidad en el cálculo de las estimaciones al basarse en los datos históricos de cada cliente», precisa el Ministerio.

Asimismo, en caso de rescisión o cambio de contrato se determinará el consumo real a esa fecha y se procederá a la liquidación correspondiente.

La puesta en práctica de este nuevo sistema requerirá por parte de las empresas distribuidoras de una comunicación individualizada por cliente que se incluirá en la factura. Estas compañías dispondrán hasta el 1 de julio para adaptar sus procedimientos informáticos y aplicar la nueva metodología.