Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Cómo hacer la lista de la compra semanal: trucos para ahorrar y comprar mejor

Libretas, plantillas o aplicaciones para el móvil son algunas herramientas que te ayudan a hacer una lista de la compra completa, económica y saludable

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 20 enero de 2021
hacer lista compra Imagen: Pexels

Cada mes los españoles gastan en la cesta de la compra entre 150 y 450 euros, según el informe ‘Alimentación, Sociedad y Decisión Alimentaria en la España del siglo XXI’, elaborado por Fundación Mapfre y la Universidad CEU San Pablo de Madrid. ¿Se podría gastar menos o seleccionar mejor? Sí, si se hace una  planificación perfecta de la compra, lo que incluye una buena relación de los productos. Realizar una lista de la compra ayuda a evitar olvidos, pérdidas de tiempo o acabar adquiriendo alimentos innecesarios y poco saludables. ¿Cómo hacer una lista perfecta? A continuación te proponemos algunas claves para tener el mejor y más efectivo listado de la compra.

¿Qué alimentos tienes en casa?

Antes de hacer la lista de la compra, debes saber qué necesitas realmente. Por eso, conviene revisar el frigorífico, el congelador y la despensa para cerciorarse de qué hace falta. Además, al revisar estos lugares de almacenamiento, podremos comprobar también con qué espacio contamos para guardar lo que compremos (sobre todo, y muy importante, en el caso del congelador). Tener controlado todo lo que tenemos nos permite adquirir solo lo necesario, evitar tirar comida y ahorrar al hacer la compra.

lista compra Imagen: Pixabay

Planificar el menú semanal y mensual

Un paso importante para hacer una lista de la compra que funcione es basar esta lista en un menú semanal variado y saludable, que será distinto en función de las necesidades de cada hogar: número de comensales, dieta, economía familiar...

¿Para cuántos?

Hay familias cuyos integrantes comen juntos a diario en todas las comidas, otras veces —si los hijos comen en el colegio y los padres en el trabajo— solo será necesario planificar las cenas o los menús de fines de semana. En otras casas solo vive una persona o conviven varias de edad avanzada... En función de las características familiares y las necesidades nutricionales de cada hogar, deben plantearse diferentes menús.

Tipo de dieta

El tipo de dieta condiciona también la planificación de los menús. No es lo mismo hacer un menú (y la consiguiente compra) para una persona diabética que para jóvenes sanos en pleno crecimiento, ni será igual para quien sigue una dieta vegana o para un deportista.

Hacer un presupuesto

Al hacer la lista de la compra es esencial  también tener en cuenta el coste, hacer un presupuesto. Hay quienes señalan que el desembolso destinado a comer debe ser el 10 % de los ingresos mensuales, otros expertos aumentan al 20 %... Según el asesor Diego Fernández, no importa tanto el porcentaje concreto —que varía según las necesidades concretas de cada persona y familia— como "ajustarse al presupuesto doméstico".

Nunca se debe perder de vista cuánto se puede gastar en la compra y, sin olvidar que los menús deben ser sanos, adquirir en función de las posibilidades económicas de la familia. Debes poner cuidado en no rebasar el límite pues aunque pagues con tarjeta, todo cuanto se gasta hay que pagarlo antes o después. Para evitar gastar más de lo necesario, hay que poner un límite en euros para cada compra. Y si al llegar a la caja compruebas que te has pasado en mucho, lo más conveniente es descartar los productos menos sanos y los caprichos, como refrescos o alimentos procesados.

Ejemplos de cómo hacer la lista de la compra

  • Apps. Cada vez existen más aplicaciones para el móvil y otros dispositivos que pueden ayudar a hacer la lista de la compra. Algunas de las más completas y sencillas de utilizar son myShopi, ListOn Free, Listonic o Buy Me a Pie!
  • Lista a mano. Hay quien prefiere la sencillez de escribir la lista a mano, sobre todo muchas personas mayores. A pesar de hacerlo así, y no con una plantilla, conviene tomarse cierto tiempo para redactarla con orden y separando por categorías. Así, se deberían colocar juntos los pescados, las carnes, los lácteos, los congelados, los dulces, los productos de higiene y limpieza... De este modo, es casi imposible tener olvidos y dejar en el estante del supermercado lo que más falta hace.
  • Pizarra imantada. A muchas personas les resulta muy práctico tener una pequeña pizarra imantada en la nevera para apuntar en el momento las cosas urgentes que vayan surgiendo mientras se cocina. Después se añadirá a la lista que se confeccione antes de realizar la próxima visita al súper.
  • Plantillas de Excel para imprimir. En Internet hay numerosas webs donde poder descargar e imprimir plantillas para hacer la compra. Para que esta sea perfecta incluyen diversos apartados, que luego el usuario rellenará: productos alimenticios, categoría a la que pertenece cada alimento, precio de cada unidad de producto, coste total de la compra e incluso notas de interés como descuentos y cupones que se pueden aplicar.

¿Qué productos debemos incluir en la cesta de compra?

  • Imprescindibles: aceite de oliva, ajo y sal. Hay alimentos que siempre se necesitan en la cocina y, además, casi todos se conservan durante mucho tiempo.
  • Productos frescos. Aunque el ritmo de vida actual impida ir a la compra todo lo que uno quisiera, conviene que frutas y verduras se adquieran a diario, o casi. Algunas carnes y pescados también es mejor que sean frescas, aunque los congelados son de gran calidad.
  • De temporada. Este alimento se encuentra en su mejor momento, conserva y mantiene sus propiedades nutricionales intactas y es más sabroso.
  • Productos atemporales y con fechas de caducidad a muy largo plazo: conservas, café, galletas, legumbres, pasta, etc.
  • Productos de higiene se pueden aprovechar las ofertas y, si hay espacio en casa, comprar mayores cantidades cuando estén más baratos.

lista compra supermercado Imagen: ccipeggy

Trucos para hacer la compra en un súper de forma eficaz

Para ahorrar a la hora de hacer la compra, tras tener la lista e ir al supermercado puedes tener en cuenta estas pautas:

Aprender la distribución en el súper

Normalmente, la distribución de los productos está estudiada y tiene como objetivo conseguir que el consumidor compre más o lo más caro. Como pista básica, mira siempre los productos de las baldas inferiores y superiores, ya que los productos colocados en los estantes que están a la altura de los ojos (y la mano) suelen ser los más caros o a los que desean dar salida.

Ir sin hambre

Si te acercas al súper sin tener nada en el estómago es más que probable que el carro o la cesta acabarán repletos de comida hipercalórica y caprichos innecesarios, que suelen ser caros y poco saludables.

Ir sin niños

Los niños funcionan por impulso y se encaprichan fácilmente, casi siempre de los alimentos y productos menos saludables. Es frecuente, que ante un atisbo de rabieta y para evitar un mal comportamiento en el supermercado, cedas a sus pretensiones. De este modo, tu carro acaba lleno de artículos innecesarios que pueden subir notablemente el coste de la cesta de la compra.

Atención al orden de la compra

Además de ayudarte a llenar la cesta sin que los alimentos se estropeen, ir a cada objetivo concreto te permitirá ahorrar sin desviarte de tus necesidades reales.

  • En primer lugar, hay que adquirir los productos de limpieza o higiene.
  • Después los que no necesitan frío (conservas, pasta, arroz, azúcar, sal, aceite, vinagre, galletas, leche, bebidas, etc.).
  • En tercer lugar, se deben coger los alimentos perecederos: frutas, verduras y hortalizas.
  • A continuación, hay que hacerse con los que necesitan frío como carnes, pescados o yogures.
  • Por último, debes colocar en la cesta los congelados.

Fijarse en el precio unitario

A la hora de saber si un producto es caro o barato, puedes guiarte por el precio unitario, que siempre aparece señalado en la etiqueta de los estantes. Así, podrás comprobar a cuánto te saldría el kilo, el litro, etc. y tener una referencia.

Comprar marcas blancas

En los supermercados las marcas blancas o económicas cada vez son mejores, y pueden suponer un gran ahorro para la economía doméstica. Incluir dos o tres productos de marca blanca en cada cesta de la compra permite aligerar el coste mensual.

Llevar las bolsas de casa

Un modo de ahorrar es acudir al súper con la bolsa desde casa (si es de tela, mejor). Además de conseguir reducir el gasto —aunque cuesten pocos céntimos—, al no utilizar bolsas de plástico de la tienda se contribuye a mantener el medio ambiente libre de residuos.

RSS. Sigue informado

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones