Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Verdades y mentiras en el ahorro energético del hogar

Medidas enfocadas a reducir el consumo de energía mediante un uso más adecuado de todos los aparatos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 19 octubre de 2006
Cuando se hace referencia al ahorro de energía en el hogar existen una serie de afirmaciones que normalmente se aceptan como válidas, pero que sin embargo no siempre son correctas. Es por ello que conocer, de antemano, cuáles son las recomendaciones más acertadas servirá para reducir notablemente el gasto energético de la factura mensual.

Es conveniente partir de una premisa centrada en que la diversidad en los precios de la propia energía está ligada a diferentes factores, tales como los costes de instalación, los costes de la electricidad, del gas natural o del gas propano, entre otros. Las tarifas también pueden variar dependiendo del consumo que se haga, por lo que resulta preciso regular el uso de los diversos aparatos de la vivienda.

Algunas afirmaciones al respecto son:

- Descongelar el frigorífico implica un gran gasto de energía. FALSO

Como consecuencia de la capa de hielo que se suele formar tanto en las paredes interiores de la nevara como del congelador, es recomendable descongelar el frigorífico al menos 2 veces al año. De esta forma se contribuye a la desaparición de dicho hielo y se ahorra en consumo energético. También hay que resaltar que los nuevos modelos no "frost" no tienen que sufrir estos inconvenientes.

- El mejor frigorífico es el de bajo consumo. VERDADERO

Este tipo de frigoríficos suelen venir señalados con la etiqueta energética A o B. Constituyen una acertada opción ya que pueden llegar a ahorrar un 60% de energía eléctrica con respecto a modelos más antiguos.

- Emplear la plancha con pocas prendas consume poca energía. FALSO

El consumo eléctrico de la plancha se relaciona con la cantidad de ropa que se va a planchar si se contempla el calentamiento de la suela del aparato. Es por ello que la mejor opción consiste en planchar gran cantidad de ropa, dado que el gasto energético estará más compensado.

- La lavadora consume igual con mayor o menor colada. FALSO

Lo más recomendable es emplear la lavadora cuando el tambor está repleto de ropa, en carga completa. Dicha acción evitará un gasto inadecuado de agua y energía. Además, también es conveniente hacer la colada con agua tibia.

- El lavavajillas lleno resulta más rentable. VERDADERO

Al igual que sucede con la lavadora, el lavaplatos es mejor emplearlo con carga completa. Pero hay que tener en cuenta que el mayor consumo eléctrico se lleva a cabo en el proceso de secado, por lo que dejar secar la vajilla es una buena medida.

- Mejor usar un calentador de agua que un termo acumulador. VERDADERO

Simplemente hay que subrayar que el calentador permitirá ahorrar tanto en energía como en agua, mientras que el acumulador sólo resulta rentable cuando se desea disponer de gran cantidad de agua lo antes posible.

- Revisar los dispositivos del aire acondicionado ahorra energía. VERDADERO

Si la vivienda cuenta con aire acondicionado es aconsejable limpiar los filtros de aire de retorno de forma frecuente, una vez al mes por los menos. Porque de esta forma el aparato será más duradero y se ahorrará en energía. Otro matiz que hay que tener en cuenta con el aire acondicionado reside en que es mejor que las fuentes de calor, como lámparas u otros aparatos eléctricos, estén separadas del termostato del aire para evitar un mayor gasto energético.

- La cocina eléctrica gasta menos que la de gas. FALSO

Por norma general, las cocinas de gas consumen una cuarta parte menos que las cocinas eléctricas, por lo que la recomendación, en este sentido, es clara: recurrir a la cocina de gas resulta más rentable.

- Las plantas contribuyen al ahorro energético en el hogar. VERDADERO

En un principio puede resultar un tanto paradójico, pero realmente la existencia de vegetación en el hogar favorece el ahorro energético. En especial, si es frondosa y está dispuesta en el exterior de la vivienda, ya que rebaja la intensidad del viento, al convertirse en una pared natural.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones