Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Seguros de esquí

Cubren los accidentes más comunes en las pistas de nieve, y su precio oscila entre 13 y 167 euros, según la duración de la estancia y el destino

¡Quién no se ha caído, no una, sino varias decenas de veces, mientras practicaba esquí! Sobre todo en la etapa de aprendizaje. La frecuencia media de siniestros que refleja este deporte se sitúa en el 5,3%, según un estudio elaborado por Europea de Seguros. Sin embargo, aunque en las distintas pistas de esquí se pueda recurrir a los profesionales del puesto de socorro, cuando ocurre un accidente en la nieve la asistencia de urgencia no está cubierta ni por la Seguridad Social, ni por los seguros privados de salud. Si el esquiador carece de la protección de un seguro específico, deberá asumir el coste de estos primeros auxilios. Esta circunstancia, unida al hecho de que cada año aumenta el volumen de esquiadores en España, hace comprender la relevancia que ha tomado la contratación de una póliza que cubra las principales contingencias: lesiones, hospitalizaciones y traslados. Las necesidades del titular -deportista esporádico o regular- y el destino -una pista nacional o internacional- determinarán las primas del seguro.

Contratación

/imgs/2007/11/essqui.jpg

Practicar deportes de nieve conlleva cierto riesgo, por lo que conviene contar con la protección de una póliza que palíe los efectos derivados de un accidente en la estación de invierno. Las compañías de seguros comercializan productos específicos, cuyas garantías van desde la cobertura de gasto médico por enfermedad o accidente, hasta la responsabilidad civil privada por daños a terceros, el aseguramiento del equipaje y la pérdida de clases de esquí o del forfait a consecuencia de un accidente. En muchos casos, estos seguros no se circunscriben a la práctica del esquí, sino que alcanzan a las contingencias derivadas de la práctica de otros deportes relacionados con la nieve: snowboard, luge, skeleton, biathlon, half-pipe, entre otros, si bien son modalidades practicadas por una franca minoría en España.

La variada gama de productos permite a cada deportista diseñar su propio seguro: firmar una póliza a la carta, cuya cobertura y validez temporal dependerán de sus preferencias y del tiempo que dedique a esta afición. Antes de decidirse por un producto, hay que planear los días que se esquiará durante la temporada. De esta manera, el esquiador podrá optar entre las pólizas que cubren toda la temporada u otras con validez para uno o varios días, sin tener que desembolsar dinero de manera innecesaria.

¿Qué contingencias cubre el seguro?

Al contratar una póliza de esquí, el deportista debe fijarse en sus condiciones de cobertura. Aspectos como si tiene una validez para toda la temporada o los destinos que cubre son algunos requisitos que deben analizarse antes de suscribir un seguro. Para obtener la mejor póliza, es aconsejable que quienes esquíen con asiduidad contraten un seguro con la cobertura más amplia posible, que incluye un seguro de responsabilidad civil (gastos judiciales e indemnizaciones), gastos médicos (hospitalización, gastos farmacéuticos o quirúrgicos), prórrogas de estancia en hotel por prescripción médica, traslados desde el centro hospitalario y reembolso del forfait o de las clases no utilizadas. Por el contrario, los esquiadores esporádicos, cuyo contacto con la nieve se reduce a pocos días al año, pueden optar por seguros básicos que se contratan por un tiempo determinado.

Casi todas las pólizas cubren la estancia en hotel y hospital, traslados y devolución del importe del forfait o las clases

En el caso de esquiar en estaciones internacionales, se debe contratar un seguro cuya póliza tenga una cobertura lo más amplia posible, que abarque los gastos derivados de la repatriación (por fallecimiento o enfermedad), del rescate y la búsqueda en montaña o del envío de un chófer profesional si el accidentado no puede regresar en su propio vehículo desde la estación de esquí.

Las tarifas de las pólizas dependen de cada producto, de la duración de la estancia y del destino. A medida que aumentan los días, el precio se encarece, pero puede resultar más rentable para quien la suscriba. El precio del seguro de un día oscila en torno a 13 euros si tiene como destino alguna estación invernal española y llega a los 19 euros si el destino es europeo. Para cubrir las contingencias en otras áreas del mundo, la tarifa se dispara hasta 95 euros de media. Para un período máximo de tres días, se debe abonar una cuota de 23, 35 y 95 euros, respectivamente, mientras que para períodos más amplios (de siete a diez días) el coste es de 41, 53 y 95 euros, según el destino elegido.

A quienes practiquen esquí de forma regular les interesa contratar un seguro anual, con una tarifa de 95 a 200 euros, o suscribir una póliza mixta que contemple la rehabilitación, con un plus de unos 30 euros.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 3]
  • Ir a la página siguiente: Oferta de pólizas »

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones