Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

¿Tu calefactor eléctrico es peligroso?

Cuatro de cada diez incendios domésticos tienen su origen en los calefactores o braseros

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 30 diciembre de 2015

Los meses en los que se registran las temperaturas más bajas coinciden con los que hay más víctimas mortales por incendios en el hogar. Según el último informe de la Fundación Mapfre sobre «Víctimas de incendios en España en 2014», la principal causa probable de los fuegos domésticos con fallecidos -el 38,5% de los casos conocidos- tuvo su origen en los aparatos productores de calor. Por eso, aunque en las Navidades hace frío y se enchufe el brasero o un calefactor eléctrico para mitigarlo, antes conviene saber si estos aparatos son seguros y están en las mejores condiciones, además de utilizarlos con las debidas precauciones, tal y como se indica en las siguientes líneas.

Imagen: Jim_Filim
Tras cuatro años consecutivos de disminución del número de muertes en España por causas de incendio o explosión, en el 2014 se rompió la tendencia y fallecieron un total de 162 personas (149 por fuegos domésticos), según datos de la Fundación Mapfre. Muchos de estos siniestros, el 38%, se deben al mal uso de braseros y otros aparatos de calor.

¿Cómo se pueden evitar? Como señala Jesús Monclús González, director del Área de Prevención y Seguridad Vial de la Fundación Mapfre, "la prevención es el instrumento más poderoso y efectivo". De la misma opinión es Basilio González Lara, jefe de bomberos del Servicio Municipal de Extinción de Incendios de Badajoz. Por ello, si se desea calentar la casa este invierno y para ello se utilizará un aparato eléctrico, antes se deben tener en cuenta cinco claves.

1. Revisar el calefactor

Siempre hay que revisar (mejor antes de que llegue el frío) si el cable y el enchufe del brasero o calentador están en buenas condiciones. Si está un poco quemado o "negruzco", se debe cambiar. Ademaás, hay que ver el estado de la toma de la pared, pues puede que también se haya dañado. ¡Nunca hay que usar un calefactor, si la malla protectora se ha roto o está deteriorada!

Y, como explica Basilio González Lara, no basta con prestar atención a los calefactores, sino que la instalación eléctrica de la vivienda debe estar permanentemente revisada y mantenida. También advierte de que su estado defectuoso es origen de numerosos incendios, en especial en las casas más antiguas, habitadas por personas mayores.

Imagen: palomaleca

2. Nunca cubrir un calefactor ni encendrlo durante mucho tiempo

Hay que ser cuidadosos y no sobrecargar los circuitos eléctricos, porque esto puede producir incendios. Por eso, no se debe sobrecargar las regletas con muchos enchufes, sobre todo si lo que se conectan son aparatos de alta potencia. Lo más conveniente es enchufarlos directamente a la pared.

Por supuesto, ¡nunca se debe calentar ropa encima de un calefactor! Tampoco es buena idea meterlo debajo de la mesa, si es un aparato de resistencias. Y es que se puede producir una acumulación de calor y provocar que el aislamiento del calefactor se derrita y origine chispas, que después pueden causar un incendio.

3. ¡Mucho cuidado con el brasero!

El jefe del Servicio de Bomberos pacense señala que hay que prestar especial atención a los braseros. No es recomendable dormirse a su calor, porque movimientos involuntarios pueden hacer que se metan los flecos de la falda de la camilla o la propia tela dentro y se provoque un incendio.

También, y por la misma causa, hay que estar atentos a que las mascotas no se acerquen a la zona de la camilla o donde se tengan calentadores eléctricos. Además de poder originar un fuego, el perro o el gato pueden resultar heridos.

4. Alejar el calefactor de cualquier material inflamable

¡Nunca un aparato de calor debe estar cerca de material inflamable! Cualquier máquina que genere calor tiene que estar alejada de alcohol, aceite... Además, un calefactor debería estar, como mínimo, a un metro de distancia de cualquier mueble (sillones y sofás, sobre todo) y de las cortinas u otras telas.

Imagen: Marcos COMUNE

5. Máxima precaución en el baño

En el caso de que se tenga la intención de utilizar el calefactor para calentar el baño, se deben extremar las precauciones. El agua y la electricidad son de por sí amistades peligrosas y si se unen al calefactor, la combinación puede ser letal. Para garantizar un uso seguro hay que dejar un metro entre el aparato y la zona que rodea la bañera o la ducha. ¡Y nunca manipularlo desde dentro de la ducha o bañera! El calentador siempre debe estar colocado en el suelo, donde se encuentre estable.

¡Atención también a los radiadores de aceite!

Los radiadores de aceite no tienen superficies incandescentes, y su temperatura superficial no es suficiente para provocar la inflamación de la mayoría de los materiales presentes en un domicilio. Sin embargo, si se sobrecalientan o el estado de la red eléctrica es deficiente, también pueden originar incendios.

Por estos motivos, si se compra un radiador de aceite, conviene que sea de la máxima calidad y de baja potencia (máximo 800 W) o que permitan que se pueda bajar su potencia con interruptores.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto