Las cadenas de televisión vulneran sistemáticamente el horario de protección infantil

Según un informe, en la programación de tarde abundan los insultos, la violencia y el lenguaje soez
Por mediatrader 7 de marzo de 2007

Los magacines y programas de telerrealidad que las cadenas emiten cada tarde son el principal foco de vulneración del horario de protección infantil, según concluye el informe anual del Observatorio de Contenidos Televisivos y Audiovisuales (OCTA). A estos espacios les siguen algunos informativos matinales y series de dibujos animados. La OCTA, que agrupa a más de 30 asociaciones de espectadores, sindicatos y organizaciones sociales, achaca este incumplimiento tanto a la falta de voluntad de las televisiones como a las insuficiencias del Código de Autorregulación, firmado hace dos años por las principales cadenas.

Entre los programas que vulneran el horario de protección infantil (de ocho a nueve de la mañana y de cinco a ocho de la tarde) el informe cita «En antena» y «El Diario de Patricia», en Antena 3; «A tu lado», en Telecinco, y Channel Nº 4, en Cuatro. La OCTA denuncia que en estos magacines priman los insultos, las actitudes discriminatorias y un lenguaje inadecuado y soez, todo ello aderezado con una visión sensacionalista y morbosa.

Asimismo, añade el informe, desde el verano se ha apreciado un aumento de quejas en los programas que han incorporado el polígrafo o detector de mentiras, «el cual parece servir de excusa para plantear preguntas de marcado carácter sexual».

La emisión de la serie de dibujos animados «Sin Chan», de ocho a nueve de la mañana, también genera numerosas quejas -«muchos padres y madres consideran que se trata de una serie, al menos, para mayores de 13 años», señala el informe-, así como los informativos matinales de La Primera y Telecinco.

Por todo ello, la OCTA pide al Gobierno que intervenga para garantizar la protección del menor ante la televisión, ya que el Código de Autorregulación se ha mostrado «claramente ineficaz», y le apremia para que acelere la creación de un Consejo Audiovisual estatal, que procure esta defensa.