Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Mascotas

El parvo del perro: síntomas y tratamiento

El parvovirus es una peligrosa enfermedad que ataca a los cachorros, por lo que es recomendable vacunarlos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 21 septiembre de 2015

El parvo es un virus que ataca a los perros, en especial a los cachorros. El problema de esta enfermedad es que, además de peligrosa -aunque no lo es para los humanos-, resulta muy contagiosa. En este artículo se explica qué es el parvo del can y por qué los cachorros son más vulnerables a este virus. Además, se aborda cómo reconocer el parvo del perro en casa, con síntomas como diarrea, vómitos, apatía y falta de apetito, de qué manera prevenirlo y cuál es el tratamiento, si es que la pequeña mascota se ha infectado.

Imagen: gurinaleksandr

El parvo en perros: un virus muy peligroso

El virus del parvo canino es una enfermedad muy contagiosa y peligrosa que puede causar la muerte del animal. La forma más frecuente de esta enfermedad es el ataque al aparato digestivo, que produce vómitos y diarreas en el perro, pérdida alarmante de peso, así como falta de apetito. Además, el parvo afecta de forma especial a los cachorros, sobre todo hasta los seis meses de edad.

Imagen: jeffreyw

Parvo en perros: síntomas

El virus del parvo ataca a las células del pequeño can mientras intentan crecer para acabar de formar los órganos que lo convertirán en un perro adulto. Cuando esto ocurre, el aparato digestivo de la cría reacciona con virulencia frente a la agresión. "Cuando los cachorros nacen, su cuerpo no está preparado para crear los anticuerpos que combaten al virus del parvo, por eso es tan importante que tomen el calostro de su madre, ya que con él también van las defensas para protegerse de las enfermedades", explica la veterinaria Wendy Brooks, de la red internacional de información veterinaria VIN.

Los síntomas del parvo en canes incluyen los vómitos y las diarreas. Además, el cachorro puede experimentar pérdida de apetito o mostrarse apático, sin ganas. Estas señales pueden advertir que el perrito está enfermo y son motivo de una visita urgente al veterinario.

¿Cómo se contagia el parvo canino?

El virus del parvo se contagia de forma rápida, ya que se aloja en el intestino del can contaminado. "El parvo afecta al sistema gastrointestinal del perro y se extiende por contacto directo, así como por contacto con las heces u otros entornos infectados", concluye un estudio de la Asociación Americana de Veterinarios.

Imagen: Sadie Swanson

El parvo puede contaminar suelos, comida, el cuenco del agua, así como accesorios como el collar o la correa. Además, el virus puede viajar en el pelo o pies o pegado a los zapatos.

Por fortuna, "aunque el parvo canino puede afectar a otros mamíferos, no es peligroso para los humanos", tranquiliza el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades.

Parvo en perros: ¿cómo prevenirlo?

El parvo que ataca a los cachorros es un virus y, como tal, es capaz de extenderse con gran facilidad. Esto explica que sean esenciales la prevención y ciertos cuidados de higiene básicos, para evitar que el cachorro resulte atacado por este agresivo virus.

El contacto con las heces de un animal infectado puede ser una fuente de riesgo para el perrito. "La enfermedad del parvo es altamente contagiosa y se transmite por contacto directo de can a can, por contacto físico directo con las personas, lugares contaminados o cuando los cachorros y perros adultos ingieren el virus que se encuentra en la materia fecal proveniente de canes infectados", explica la Asociación Madrileña de Veterinarios de Animales de Compañía. De ahí que sea importante evitar que la cría acceda a las deposiciones de animales que estén enfermos.

Del mismo modo, las sobras de alimento contaminadas por el virus, olvidadas en un cuenco de comida, pueden constituir un peligro de infección del parvo para el cachorro. El virus también puede contaminar el alimento, los recipientes del agua, los collares y las correas.

Respetar el calendario de vacunación del cachorro así como evitar la exposición del perro son las formas de evitar la enfermedad.

Parvo en perros: tratamiento

Aunque aún no hay un remedio totalmente eficaz que logre acabar con el parvo canino, el tratamiento veterinario de esta enfermedad consiste en fortalecer las defensas del animal. Se centra, en consecuencia, en reforzar el sistema inmunológico del perro, con el fin de ayudarle a vencer la afección. Los canes infectados por el virus del parvo suelen necesitar hospitalización veterinaria, así como un tratamiento intensivo contra la enfermedad, que incluya antibióticos y fármacos para prevenir los vómitos.

Cuando el parvo también ataca el corazón del perro

El virus del parvo puede atacar el intestino del perro, pero también su corazón. Si logra multiplicarse sin demasiadas dificultades, el parvo puede incluso alcanzar a este importante órgano vital. En este caso, el riesgo para el pequeño can es extremo y puede fallecer, si no se actúa a tiempo.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto