Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Mascotas > Perros > Convivencia y psicología > Convivencia

¿Por qué los gatos siempre caen de pie?

Los gatos no tienen siete vidas, pero su fascinante secreto para aterrizar siempre sobre sus cuatro patas explica que en ocasiones su vida sea más larga

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 18 marzo de 2014

Los gatos no tienen siete vidas como asegura el dicho, pero un genial mecanismo de su cuerpo sí les ayuda a alargar su vida en caso de accidente: caen siempre de pie sobre sus cuatro patas. En este artículo se describe este fascinante secreto de los gatos, se aporta un vídeo de una caída a cámara lenta y se explica por qué se conoce a este mecanismo como gato paracaidista y el motivo que hace más peligroso para el felino caer de un sexto piso que hacerlo desde un rascacielos.

Imagen: Gordon Flood

¿Por qué los gatos caen siempre sobre sus cuatro patas?

El 90% de los gatos que cae desde una altura de entre 2 y 32 plantas sobrevive, gracias a que ha aprendido a caer sobre sus patas

Los gatos no tienen siete vidas como asegura el dicho (nueve, en la cultura anglosajona), pero un genial mecanismo de su cuerpo sí les ayuda a vivir más años en caso de accidente. "El sentido del equilibrio en los felinos es tan excepcional que les protege durante las caídas accidentales, de modo que, sea cual sea su postura inicial, facilita que se dé la vuelta para aterrizar con las cuatro patas apoyadas en el suelo", explica el biólogo John Bradshaw, de la Universidad de Bristol y autor de 'Cat sense' (El Sentido del Gato, Allen Lane, 2013).

Pero, ¿cuál es el secreto de los felinos para conseguir esta hazaña? Un perfeccionado sistema de cinco tubos, rellenos de líquido y alojados en el interior de los oídos del gato, es el responsable de esta gesta. Los conductos están cubiertos de finos pelos en su interior, y estos vellos metidos en el líquido detectan cualquier giro o movimiento extraño en el gato. La disposición de esta capa peluda en el interior de los oídos ofrece valiosa información al resto del cuerpo del animal en caso de caída libre. Y en cuestión de décimas de segundos, traslada a cabeza, tronco y patas cuál es la posición correcta para amortiguar el golpe de la mejor forma posible, es decir, con un aterrizaje sobre las cuatro patas.

"Esta información explica el extraordinario sentido del equilibrio de los gatos, que son capaces de recuperar su posición normal con las patas hacia el suelo durante las caídas en pocos segundos", añade Bradshaw.

¿Cómo caen los gatos siempre sobre sus cuatro patas?

Según la investigación 'Por qué los gatos viven nueve vidas', coordinada por Jared Diamond y publicada en la revista científica Nature, el 90% de los felinos que cayeron por accidente desde pisos con alturas de entre 2 y 32 plantas sobrevivió.

¿Cómo lo hacen? En caso de caída, el tiempo que tarda el cuerpo del gato en detectar que hay un problema es mínimo. Menos de una décima de segundo después de que las patas pierden el contacto con suelo firme, los órganos responsables del equilibrio se ponen a trabajar.

Los oídos del gato envían información al resto del cuerpo durante la caída libre, para recolocarse y caer sobre sus patas

La primera información que recibe el cuerpo del felino que se precipita en caída libre del sistema tubular alojado en sus oídos es cuál debe ser la posición normal de la cabeza. Este reflejo provoca el giro inmediato del cuello del animal, de tal modo que permite a la cabeza de nuevo colocarse en su altura habitual.

"Tras poner su cabeza en la posición normal durante la caída, el gato provoca un movimiento interno que causa el giro del resto de sus músculos", añade el ingeniero Huy Nguyen, autor de la investigación '¿Por qué los gatos siempre aterrizan sobre sus patas¿'

Tras la cabeza, gira la espina dorsal del felino y, con ella, primero las patas delanteras y, por último, las traseras. Una vez en esta posición, es más fácil para el animal caer al suelo sin hacerse tanto daño. Este movimiento completo de la caída del gato sobre sus cuatro patas está grabado a cámara lenta.

Gatos paracaidistas: más peligro en caídas pequeñas

El sofisticado sistema de equilibrio del gato aún reserva alguna sorpresa más. Durante sus caídas en principio más complicadas, por su mayor altura, los felinos son capaces de formar un paracaídas con su cuerpo, ya que estiran sus cuatro patas y redondean de manera acusada su espalda. Así, el gato incrementa la superficie de rozamiento de su cuerpo con el aire, aumenta el rozamiento y, en consecuencia, reduce la velocidad de su caída. La peculiar figura que adopta explica que la postura reciba el sobrenombre de gato paracaidista.

"De este modo, los felinos reducen la velocidad de su caída libre a un máximo de 85 kilómetros por hora, la mitad que lo que alcanzaría una persona en las mismas circunstancias; aunque sigue siendo una gran velocidad, este mecanismo permite a muchos gatos sobrevivir durante las caídas más peligrosas", concluye Bradshaw.

¿Siete vidas tiene un gato? Pero sin peligros

Imagen: jim simonson

El espectacular equilibrio del felino, junto con su sofisticado mecanismo para caer sobre sus patas durante el descenso libre, explica que muchos gatos salven su vida cuando caen de ventanas, árboles elevados u otras alturas.

Sin embargo, hay que recordar que estas caídas también suponen un gran peligro para ellos, con un riesgo importante de sufrir traumatismos de gravedad.

Además, el mecanismo del gato paracaidista no siempre es infalible. Durante las caídas más cortas, el animal no tiene tiempo de reaccionar y de poner en marcha su protección. "Por eso, el peligro de sufrir contusiones y fracturas graves crece cuando la altura de la caída del felino es menor", explica Diamond, autor del estudio 'Por qué los gatos viven nueve vidas'. En consecuencia, para un felino es más seguro caer desde un rascacielos que hacerlo desde un sexto u octavo piso, explica este científico.

En cualquier caso, el consejo es claro: evitar las caídas del gato. ¿El modo? Proteger bien las ventanas y balcones: cualquier objeto en movimiento es capaz de capturar la atención de los curiosos mininos y provocar un accidente de tristes consecuencias.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto