Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Mascotas > Perros > Higiene

Trucos para bañar al perro esta Navidad

Bañar al can es necesario, pero para conseguirlo sin traumas es preciso hacerlo en una bañera adecuada, con agua templada y jabón suave hipoalergénico, entre otros consejos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 21 diciembre de 2015
Img perros aseos higiene Imagen: Ginny

Los canes pueden ser tan poco amigos del agua como los gatos, pero es necesario darles un buen baño con frecuencia. ¿Cómo conseguir bañar al perro estas Navidades? Los siguientes trucos ayudarán a hacerlo.

  • ¿Qué jabón uso para bañar al perro? No se puede bañarle con un jabón para humanos, pues nuestra piel y su pH son distintos. Un jabón suave hipoalergénico para canes, que se debe comprar en el veterinario, es todo lo que se necesita para bañarle en casa.

  • Baños desde cachorro. Un can acostumbrado a los baños desde cachorro será más fácil que asocie el aseo con un momento agradable. La primera vez que se le bañe, hay que tranquilizarle, proporcionarle caricias y palabras agradables.

  • ¿Dónde lo baño? Utilizar una bañera, un barreño del tamaño adecuado o una placa de ducha hará que el baño de la mascota sea reconfortante.

  • ¿A qué temperatura pongo el agua? Controlar la temperatura del agua propicia que el animal permanezca tranquilo. Debe estar templada, alrededor de los 39 ºC.

  • Cepillar antes del baño. Antes del aseo, se debe peinar bien su pelaje con un cepillo para desenredar el manto y eliminar el pelo muerto.

  • ¿Por dónde empiezo? La cabeza del perro es la parte más delicada para lavar. Humedecer un paño con el agua del baño ligeramente enjabonada ayudará en la tarea de frotar su cara, sin acercarse demasiado a la zona de los ojos.

  • Aclarar y secar. Una vez enjabonado, hay que aclarar el jabón con abundante agua. Tras el aclarado, se debe secar por completo al can con ayuda de una toalla y del secador. El ruido del secador puede asustarle, por lo que conviene acercar de forma paulatina el aparato para evitar sobresaltos. La distancia entre el pequeño electrodoméstico y el animal debe ser al menos de 30 centímetros, para impedir que se queme su piel.

    Siga a Eva San Martín en Twitter.

    RSS. Sigue informado

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones