Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

El deshielo en la Antártida occidental aumenta un 75% en diez años

En 2006 se perdieron 132.000 millones de toneladas de hielo, frente a los 83.000 millones de 1996

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 14 enero de 2008
El deshielo en los casquetes polares, como consecuencia del calentamiento global, es cada vez más preocupante. El último estudio al respecto indica que la Antártida occidental perdió en 2006 una cantidad de hielo un 75% mayor que diez años antes.

Imagen: CONSUMER EROSKI

Sin embargo, este trabajo, realizado por el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, indica que la masa de hielo se ha conservado más o menos estable en la Antártida oriental, sin pérdida ni acumulación en esos diez años.

De todos modos, los investigadores han advertido de que hay signos de que el frágil equilibrio natural estaría amenazado incluso en las regiones orientales.

"En el período que abarcó nuestro estudio, la masa de hielo total ciertamente disminuyó y la pérdida aumentó hasta un 75% en 10 años", revela el informe de estos científicos, publicado por "Nature Geoscience".

"Las pérdidas de masa (de hielo) en la región de Amundsen y el norte de la península son provocados por una aceleración persistente (de los glaciares), aunque el espesor de la nieve ha aumentado entre 1980 y 2004, en particular en la península", señala el estudio.

Simulaciones de acumulación de nieve

Los investigadores estimaron el flujo de hielo de la placa helada del océano a partir de los datos de satélite del 85% de la línea de costa de la Antártida, y los compararon con simulaciones de acumulación de nieve en el mismo periodo, obtenidas utilizando un modelo climático regional.

Así, llegaron a la estimación de una pérdida de 132.000 millones de toneladas de hielo en 2006 en la Antártida occidental, frente a los 83.000 millones de toneladas de 1996, y una pérdida de unos 60.000 millones de toneladas en 2006 en la Península Antártica.

Esta pérdida está concentrada en unas salidas estrechas de glaciares en las que existe un flujo rápido de hielo, lo que sugiere la importancia de este flujo glaciar para el equilibrio de la masa de la capa de hielo al completo.

Consecuencias climatológicas

Los investigadores han utilizado imágenes procedentes de satélites para calcular los índices de derretimiento

El equipo de expertos utilizó los radares de cuatro satélites para elaborar un cuadro completo de la periferia del continente blanco. Su objetivo era medir la velocidad de los glaciares que trasladan hielo hacia la costa desde las enormes capas que recubren el lecho antártico.

En 2006, los glaciares volcaron unos 192.000 millones de toneladas de hielo antártico. Esta cantidad, extrapolada al conjunto de la superficie de los océanos, supone una elevación suplementaria anual de 0,5 milímetros del nivel de los mares, que se añade a la subida debida a la expansión termal, el fenómeno por el que una masa de agua es más voluminosa si es caliente.

Alrededor del 70% del agua dulce del planeta se encuentra en la Antártida y se cree que un deshielo completo de sus glaciares podría acarrear serias consecuencias climatológicas, además de provocar un aumento del nivel del mar que sumergiría algunas regiones costeras.

En el último informe oficial de 2007, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre la Evolución del Clima (GIEC) renunció a extrapolar la subida máxima del nivel de los océanos al final del siglo, por las incertidumbres existentes en torno a la rapidez del deshielo en Groenlandia y la Antártida.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto