Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

El Parlamento británico pide a la UE que no promocione los biocombustibles

Considera que las emisiones de CO2 de los vehículos pueden reducirse más fácilmente con otros métodos menos perjudiciales

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 22 enero de 2008

Los biocombustibles causan más daños que beneficios al medio ambiente y perjudican a los países más pobres, por lo que la Unión Europea (UE) debería renunciar a ellos. Esto es lo que dice un polémico informe elaborado por el Comité de Auditoría Medioambiental del Parlamento británico, que acusa al Gobierno del Reino Unido de apoyar los biocombustibles sin asegurarse de que su producción no dañará a la selva tropical, no causará escasez de alimentos en los países en vías de desarrollo y no contaminará las vías de agua.

Imagen: CONSUMER EROSKI

Los diputados británicos opinan que las emisiones de dióxido de carbono (CO2) de los vehículos pueden reducirse más fácilmente con otros métodos menos perjudiciales para el planeta en su conjunto. En este sentido, abogan por una moratoria inmediata para ese tipo de carburantes y propugnan alternativas más sostenibles.

Impacto medioambiental

El informe menciona que no se han tenido en cuenta las advertencias de destacados científicos sobre que algunos métodos de producción de biocombustibles tienen un impacto más perjudicial sobre el medio ambiente que los combustibles fósiles tradicionales. Entre los impactos negativos figuran la energía utilizada en el cultivo, la recolección, el transporte y el procesamiento de las cosechas de cereales para producir biocombustibles, la destrucción de los hábitats naturales y de los bosques tropicales, y el uso creciente de pesticidas y abonos.

Por todo ello, los diputados británicos reclaman tanto a su Gobierno como a la UE la modificación de los estándares de producción de biocombustibles de forma que se apoyen sólo los que supongan una ventaja no sólo por emitir menos CO2, sino también por los efectos sobre la sostenibilidad del planeta.

El comisario europeo de Energía, Andris Piebalgs, ha rechazado el informe argumentando que gracias a estos combustibles “se están logrando significativas reducciones de los gases de efecto invernadero”. A su juicio, los biocombustibles son la “forma más rápida de todas las viables para frenar el preocupante aumento de los gases de efecto invernadero en el sector del transporte”.

Revisión de estrategia

La publicación del informe coincide con la revisión que lleva a cabo la Unión Europea de su estrategia sobre el cambio climático, que incluye un conjunto de reglas destinadas a reducir el daño de los biocombustibles. La UE reconoce que es muy improbable que se logre el objetivo de que un 5,75% del combustible utilizado por los automóviles que circulan por las carreteras europeas sea de origen biológico para el año 2010 aunque mantiene el de un 10% para el 2020.

Algunos científicos opinan que ciertos métodos de producción de biocombustibles tienen un impacto más perjudicial sobre el medio ambiente que los combustibles fósiles tradicionales

“El Gobierno (británico) y la Unión Europea han mostrado demasiadas prisas a la hora de fomentar el uso de biocombustibles”, señala el informe parlamentario. “Los biocombustibles dedicados al transporte -agrega- han sido objeto de atención y financiación desproporcionadas en comparación con otras políticas que podrían reducir las emisiones de efecto invernadero con menores riesgos medioambientales y costos también inferiores”.

Según el informe de los diputados, “el fomento de la producción de biocombustibles por el Gobierno (de Londres) y la Unión Europea es una acción temeraria ante la ausencia de mecanismos efectivos para prevenir la destrucción de los depósitos de carbono que son las selvas tropicales”.

La Comisión Europea discrepa de las conclusiones del informe y considera que los biofueles son la “forma más rápida de todas las viables para frenar el preocupante aumento de los gases de efecto invernadero en el sector del transporte”, según ha declarado el comisario europeo de Energía, Andris Piebalgs, en una nota de prensa.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones