Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Fragancias sintéticas

Los ingredientes de geles y champús preocupan a los científicos por su impacto en el medio ambiente y la salud

“Cada vez hay más perfumes sintéticos en el medio ambiente”. Lo acaba de decir un grupo de investigadores de la Universidad de Iowa (EE.UU.) en la revista Environmental Science and Technology. Esto no tendría importancia si no fuera porque los almizcles sintéticos, responsables del perfume de numerosos productos de limpieza y aseo, preocupan de forma creciente a los expertos por sus posibles efectos sobre el ecosistema y la salud. Algunos trabajos han revelado diferentes concentraciones de estos perfumes sintéticos en peces, delfines, pájaros acuáticos y moluscos. También se han hallado en el tejido graso humano e, incluso, en la leche materna. ¿Sus efectos? Aunque no se conocen bien, algunos estudios en animales muestran que pueden alteran el sistema endocrino. También se cree que pueden tener relación con el desarrollo del cáncer. Así lo sugerían en 2002 investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Frankfurt, que en un trabajo de laboratorio mostraron y publicaron en la revista Anticancer Research el potencial cancerígeno de algunos almizcles sintéticos derivados de nitratos, como el xileno y el tibeteno.

Compuestos todavía sin legislar

Los almizcles (musks, en inglés) son un grupo de fragancias de olor penetrante y persistente. Los sintéticos son más fáciles y económicos de obtener que sus equivalentes naturales, que se obtienen de plantas o de glándulas de animales, y están presentes en numerosos productos de aseo personal y en productos de limpieza. El problema inesperado de estos perfumes se empezó a atisbar hace pocos años, al descubrir que se acumulaban en el medio ambiente y seres vivos.

Los más tóxicos, detalla Damià Barceló, químico ambiental del CSIC, son los derivados de nitratos. “Se trata de compuestos que abundan en las aguas residuales y para los que no hay todavía una legislación específica”, explica Barceló. Forman parte de los compuestos que serán prohibidos o limitados cuando se ponga en marcha el programa europeo REACH de control y regulación de sustancias químicas. “Dependerá- dice Barceló- de las cantidades y serán necesarios más ensayos para conocerlos mejor”.

/imgs/2006/12/perfume4[a1].jpg

Aún está por demostrar que todos los efectos enumerados se den también en humanos. Pero la toxicidad en organismos como moluscos o peces ya es un problema para el ecosistema. Y se hace más grave en cuanto que estos compuestos están cada vez más extendidos. Es lo que aporta el trabajo de la Universidad de Iowa (EE.UU.), que se acaba de publicar en la revista Environmental Science and Technology. Se trata del primer registro histórico de perfumes sintéticos en los sedimentos de los lagos Ontario y Erie, en los EE.UU. Averiguar esto es posible porque en el fondo de los lagos se van depositando parte de los contaminantes que llegan a las aguas. Años después, si se analizan los estratos adecuadamente, se puede averiguar la presencia de estos contaminantes en diferentes épocas.

Según el trabajo recientemente mencionado, la presencia de este compuesto en los lagos había disminuido entre los años 1970 y 1990, pero tras 1990 y en sólo ocho años los niveles se duplicaron. Esa progresión va de la mano de un incremento de la producción y consumo en aquel país, según explica una de las coautoras del estudio, Keri Hornbuckle, de la Universidad de Iowa. Este trabajo es sólo una muestra. Si las cifras de los lagos Ontario y Erie revelan un incremento drástico de la presencia de estos perfumes sintéticos en los últimos 15 años, ¿qué pasa en otras zonas y países? ¿Puede evitarse su dispersión? La única forma es evitar su uso pero todavía no hay una normativa al respecto. En ese sentido, uno de los primeros pasos para su prohibición se dará con la futura etiqueta ecológica europea para jabones y champús.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones