Mamíferos europeos en peligro

Una de cada seis especies se encuentra amenazada, y una cuarta parte sufre el descenso de su población, según un informe de la UICN
Por Alex Fernández Muerza 16 de junio de 2007

La Unión Mundial para la Naturaleza (UICN) publicaba recientemente un informe en el que se revisa por primera vez el estado de conservación de todos los mamíferos salvajes en la Unión Europea (UE). Entre otros datos, sus responsables destacan que el 15,5% de estas especies se encuentra amenazada, y el 27% sufre el descenso de su población. El estudio identifica diversas especies en “estado crítico”, como el lince ibérico, la foca monje o el visón europeo, y señala los países con una mayor riqueza en biodiversidad, y también con mayor peligro. Frente a estas amenazas, los expertos proponen llevar a cabo diversos programas de conservación y que se cumplan las leyes de protección de estos seres vivos.

Principales datos

Principales datosEl estudio, denominado “Evaluación de los mamíferos europeos” se basa en el baremo de la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN, y asegura que 35 de las 231 especies de mamíferos europeos (casi una de cada seis, el 15,5%) se encuentra amenazada; un 10,1% se encuentra cerca de ese nivel de amenaza; y a un 1,5% se la declara regional o globalmente extinguida.

En este sentido, una especie de liebre, la pika sarda (Prolagus sardus) y antepasados del ganado doméstico europeo, los abroches (Bos primigenius), han desaparecido ya hace siglos, mientras que la ballena gris (Eschrichtius robustus) se extinguió del Atlántico Norte y aguas adyacentes por culpa de la caza, aunque sigue habitando aguas del Pacífico.

Los responsables del estudio, más de 150 expertos en mamíferos de más de 40 países, afirman que más de una cuarta parte (el 27%) de los mamíferos europeos está sufriendo el descenso de su población, un 32% la mantiene estable y sólo un 8% es capaz de incrementarla, gracias en su opinión a los programas específicos de conservación de especies.

Asimismo, afirman también que la proporción mamíferos marinos amenazados es superior a la de terrestres (22% frente al 14%). No obstante, reconocen que no disponen de datos sobre las tendencias de población para un 33%.

La pérdida y degradación de su hábitat es la principal amenaza para los mamíferos terrestres en Europa

La responsable principal del estudio, Helen Temple, asegura que la pérdida y degradación de su hábitat es la principal amenaza para los mamíferos terrestres en Europa, mientras que las molestias producidas por el ser humano, la contaminación, los accidentes mortales (ocasionados en gran parte por venenos o colisiones con vehículos), la sobreexplotación o las especies invasoras son también importantes amenazas.

En el caso de los mamíferos acuáticos, la científica de UICN destaca los accidentes mortales (causados por ejemplo por la sobrepesca), la contaminación y la sobreexplotación, especialmente nocivos en mares cerrados del continente, como el Mediterráneo, el Mar Negro y el Báltico.

La lista de los más amenazados

La experta de la UICN, Helen Temple, explica que el estudio identifica tres grupos de los mamíferos más amenazados según la clasificación de la Lista Roja. Según este baremo, seis animales se encuentran en “peligro crítico”, es decir, al borde de la extinción. A continuación se ofrecen sus nombres junto a sus principales datos extraídos de la base de datos de UICN:

El lince ibérico cuenta con una pequeña población, muy fragmentada y en regresión

Lince ibérico (Lynx pardinus): Restringido a la zona suroeste de la Península Ibérica, cuenta con una pequeña población, muy fragmentada y en regresión, al quedar dos grupos capaces de tener descendencia y ser viables a largo plazo. Por un lado, la población de Sierra Morena ha descendido bruscamente desde la década de los 90, y aunque ha conseguido frenarse esta regresión, no ha conseguido invertirse, quedando en la actualidad unos 60 a 110 linces adultos. Por otro lado, la población de Doñana, unos 24 a 33 adultos, se encuentra aislada en este Parque Nacional, lo que ya ha empezado a pasar factura en el aspecto genético y en el pequeño tamaño de los ejemplares.

Foca monje (Monachus monachus): Su distribución se encuentra extremadamente fragmentada, con tres pequeñas poblaciones en aguas de las islas griegas y oeste de Turquía; en el borde de Mauritania y el Sahara Occidental, así como en Cabo Blanco; y en las islas de Madeira. Son los pinnípedos (mamíferos adaptados a la vida acuática) en mayor peligro de extinción, con una población estimada de 250 a 300 individuos.

/imgs/2007/06/mamiferos02.jpgVisón europeoBallena franca del Norte (Eubalaena glacialis): Diversos estudios estiman su población en torno a los 300 ejemplares en las costas de América del Norte, mientras que no se sabe con certeza si se trata de los mismos individuos avistados en aguas del Mar Cantábrico y Atlántico norte. Se trata de una especie que ha sido capturada desde hace siglos (se cuenta con datos de pescadores vascos ya en el siglo XI), y aunque ahora ya no se las persigue, los accidentes mortales (causados por la pesca accidental o colisiones con barcos) y la contaminación amenazan con su desaparición.

Ratón de Bavaria (Microtus bavaricus): Se trata de una especie endémica de los Alpes del noreste. Confirmada su extinción en Alemania, se cree que ya sólo queda una pequeña población de menos de 50 ejemplares en la zona norte del Tirol, en Austria. La expansión de la agricultura en su reducido hábitat es su principal amenaza en la actualidad.

Zorro polar (Alopex lagopus): Su población mundial es del orden de varios cientos de miles de animales. En Europa se distribuyen en cuatro áreas geográficas separadas: Siberia occidental; el archipiélago noruego de Svalbard, situado en el océano Glacial Ártico; Islandia; y Fennoscandia (Suecia, Noruega y Finlandia). Las especies invasoras, la caza, los accidentes mortales causados por el ser humano o la contaminación amenazan con hacer desaparecer a estos animales.

Visón europeo (Mustela lutreola): Aunque se desconoce el número exacto de ejemplares, hay ciertas evidencias que apuntan a creer que su población ha descendido más de un 50% en la última década. Diversos estudios estiman que sólo quedarían unos pocos centenares de ejemplares. En la actualidad, se pueden encontrar poblaciones aisladas por un lado, en el norte de España y oeste de Francia, y por otro, en Europa del este (Letonia, Estonia, Bielorrusia, Ucrania, regiones centrales de Rusia y el delta del Danubio en Rumania). La degradación de su hábitat, inducida por el ser humano, las especies invasoras, la caza, la mortalidad accidental y la contaminación hacen peligrar la continuidad de esta especie en el futuro.

Cómo evitar su extinción

/imgs/2007/06/mamiferos03.jpgZorro polarLos expertos de la UICN consideran que la protección de la diversidad de mamíferos en Europa requiere el total desarrollo de la legislación de la UE y de los diversos planes conservacionistas puestos en marcha en la actualidad. En este sentido, la Red Natura 2000 protege ya el 12% de la superficie total de la UE, bajo el amparo de la Directiva Pájaros y la Directiva Hábitat, que persiguen la protección de las especies animales en Europa.

La protección de los mamíferos en Europa requiere el total desarrollo de la legislación y de los diversos planes conservacionistas

Asimismo, destacan como “esencial” para muchas de estas especies el desarrollo de planes que les permitan dispersarse y adaptarse a la fragmentación del hábitat y al cambio climático. Por otra parte, subrayan la necesidad de realizar más investigaciones a nivel europeo que permitan un mayor conocimiento de estos animales, puesto que su dinámica natural hace que el número de individuos de estas especies cambie rápidamente en cortos espacios de tiempo.

En el caso de España, Luís Suárez Arangüena, responsable del Programa de Especies de WWF/Adena, considera que “la respuesta es muy difícil, pero sintetizando, se deberían llevar a cabo las siguientes acciones”:

  • Desarrollar y aprobar los correspondientes y obligatorios planes de recuperación en las diferentes comunidades autónomas (algo obligatorio según la Ley 4/89 que no se ha realizado en muchos casos), dotándoles de adecuados recursos humanos y económicos.
  • Integrar las diferentes políticas sectoriales (por ejemplo transporte, desarrollo rural) con la conservación de especie y sobre todo con los espacios naturales (por ejemplo con la Red Natura 2000).
  • Promover actuaciones agrícolas y cinegéticas que tiendan a la sostenibilidad.
  • Promover actuaciones de mejoras de infraestructuras peligrosas para la fauna, como carreteras y tendidos eléctricos.
  • Garantizar el buen estado de conservación del hábitat.

Zonas en peligro y con mayor riqueza

/imgs/2007/06/mamiferos04.jpgRatón de BavariaEl informe también ofrece datos que localizan las regiones de Europa con una mayor riqueza de mamíferos y también las zonas en las que se encuentran en mayor peligro. Las regiones montañosas y templadas de la Europa mediterránea destacan como las áreas de riqueza más elevada en especies. En este sentido, se advierte una división geográfica latitudinal clara de especial riqueza mamífera que abarca el sur, especialmente el sureste europeo.

Así, Francia atesora el mayor número de mamíferos (142), seguido de España (128), Italia (123), Alemania (117), Portugal (104), Grecia (106), Bulgaria (101) o Rumania (101). En el otro extremo se encuentran países como Malta (26), Chipre (33), Luxemburgo (55), Irlanda (60), Letonia (63), Estonia (63) o Lituania (66).

Córcega y Cerdeña, al igual que algunas zonas de la Península Ibérica, los Pirineos y los Apeninos albergan un gran número de especies amenazadas

Por su parte, se subrayan las islas de Córcega y Cerdeña, al igual que algunas zonas de la Península Ibérica, los Pirineos y los Apeninos, por albergar un gran número de especies amenazadas. Asimismo, se destaca el conjunto de la Península Balcánica como una zona de diversidad en mamíferos en la que también se encuentra la mayor concentración de especies amenazadas, especialmente en Bulgaria.

Por ello, recuerdan la responsabilidad de los nuevos miembros de la UE, Rumania y Bulgaria, en la labor de conservación de la biodiversidad comunitaria. En el caso de los mamíferos marinos, se aprecia una mayor riqueza en el abierto Océano Atlántico que en los cerrados mares Báltico, Mediterráneo y Negro.