Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Predecir y combatir el granizo

Frente a los falsos tópicos sobre este fenómeno natural, los científicos recuerdan que todavía es difícil pronosticarlo y reducir sus efectos

Ni el verano es la estación por excelencia del granizo, ni el cambio climático está provocando ahora granizadas extraordinarias, ni las avionetas que rocían las nubes con yoduro de plata pueden evitar que se produzca. Estos son algunos de los falsos tópicos sobre el granizo, un fenómeno natural difícil de predecir que en España afecta de forma un tanto curiosa. En cualquier caso, los científicos trabajan para mejorar los sistemas de predicción y prevención que permitan reducir sus efectos negativos.

Los expertos subrayan que, aunque se sabe que en una nube de tormenta se forman nódulos de granizo, es complicado saber el tamaño final que adquieren y si al caer al suelo se van a deshacer o no. No obstante, los científicos pueden determinar el recorrido de la tormenta, así como la variación en el espacio y en el tiempo de los elementos estudiados.

Los últimos fenómenos sucedidos en España se encuentran dentro de lo normal por estas fechas

Asimismo, aunque se suele asociar el granizo con el verano, las granizadas importantes y de peores consecuencias para la actividad agraria ocurren en España sobre todo en primavera: mayo y junio son los meses de mayor riesgo, si bien se pueden producir desde mayo a octubre.

Jorge Olcina, climatólogo de la Universidad de Alicante (UA) y experto en desastres naturales, explica que hoy en día las imágenes de radar dopler pueden informar de la localización de la zona de granizo en una gran nube de tormenta. Pero, al igual que la lluvia torrencial, es todavía difícil saber dónde y en qué momento va a caer. En cuanto al tamaño del granizo depende, en principio, según Olcina, del grado de inestabilidad en la columna atmosférica que da lugar a la formación de nubes convectivas: debe suponerse una mayor posibilidad de formación de granizo de gran tamaño cuanto mayor sea este nivel de inestabilidad atmosférica.

Granizo en España

Los últimos fenómenos sucedidos en España se encuentran dentro de lo normal por estas fechas. Ahora bien, como señala el experto de la UA, los modelos climáticos predicen que los fenómenos naturales adversos se extremarán, por lo que en España se espera un probable incremento de tormentas y de este tipo de episodios de granizo.

Por otra parte, el granizo en España se produce de una forma peculiar. La zona con mayor frecuencia de precipitación en forma de granizo es el norte de España. En la franja cantábrica se suelen producir todos los años de cinco a diez días de granizo, mientras que el Pirineo catalán y algunas zonas de Castilla tienen alto riesgo de sufrir granizo varios días al año.

Sin embargo, el granizo que cae en el norte de España es generalmente de tamaño pequeño y no suele producir daños. Por su parte, las granizadas importantes con daños en la agricultura se concentran en el valle del Ebro y litoral mediterráneo (entre Castellón y Murcia). Es aquí donde los granizos adquieren mayores dimensiones (pedriscos) y se ocasionan enormes pérdidas económicas en cultivos de frutales, viñedo y hortalizas.

Métodos para combatir el granizo

Desde el siglo XIX se llevan probando diversos sistemas para combatir este fenómeno, en especial para proteger la actividad agraria, que suele ser la más perjudicada. En este sentido, se ha experimentado con generadores, pararrayos, cañones antigranizo, cohetes de pólvora, cohetes de yoduro de plata o aeronaves.

El vertido de yoduro de plata en las nubes no resulta efectivo para combatir el granizo

En este último punto, se han hecho particularmente famosos en los medios de comunicación los métodos empleados por la "Asociación Ecológica Avionetas del Moncayo" (Avimon). Sus responsables cuentan con una flota de avionetas que vierten sobre las nubes diversos productos químicos, principalmente yoduro de plata y yoduro de plomo. Estas sustancias, según los impulsores de Avimon, generan diversos efectos de cristalización en el vapor del agua de las nubes sembradas, disgregando el granizo. Sin embargo, Jorge Olcina afirma que ni éste ni ninguno de los métodos citados han resultado efectivos, de manera similar a lo ocurrido con los sistemas que persiguen la lluvia artificial.

Por su parte, los métodos de "defensa pasiva", como la instalación de mallas de plástico antigranizo cubriendo los cultivos, son posiblemente el único modo eficaz de lucha directa contra las granizadas. Ahora bien, el tamaño y la velocidad de caída del granizo también los hace inservibles en ocasiones. Además, se trata de sistemas muy caros, por lo que se suelen aplicar sólo en cultivos de alto valor comercial que permitan asumir su coste.

Por ello, los agricultores suelen recurrir a la contratación de seguros para sufragar los daños por granizo, puesto que los sistemas basados en la modificación artificial de las nubes son poco operativos. No obstante, los agricultores se quejan del sistema de seguro agrario combinado en España, por el que algunos cultivos tienen incluida en su póliza la indemnización por daños de granizo y otros no. Además, la fase de peritación de daños suele ser conflictivo, porque la declaración del agricultor y del perito no suele coincidir.

Los científicos también utilizan sistemas curiosos para estudiar el fenómeno del granizo y conocerlo mejor. Por ejemplo, se utilizan los denominados "granizómetros", unos soportes metálicos con una placa sobre la que quedan marcados los impactos del granizo al caer, de manera que se pueden cuantificar y hacer un seguimiento temporal.

Por otra parte, los factores que inciden en los efectos finales de una granizada son diversos: el tipo de cultivo, de manera que hay unos que les afecta más que a otros; en que fase de crecimiento se encuentra; la cantidad de viento; el grado de humedad de la planta (si está mojada su elasticidad aumenta y con ello su resistencia).

Cómo se produce el granizo

El granizo se forma en unas condiciones muy concretas. Las nubes tienen que ser de tipo Cumulonimbus, unas formaciones muy grandes de tormenta que pueden llegar hasta los 15.000 metros de altura y cuya cima es plana. Cuando en estas nubes se producen estrechas y fuertes corrientes de aire ascendentes, las gotas de agua se convierten en hielo en las zonas altas, con temperaturas por debajo de cero grados centígrados. Al ganar peso, las gotas van cayendo, arrastrando por el camino otras gotas que le van haciendo ganar tamaño. En invierno no suele haber granizadas porque el contraste de temperaturas entre la cima de la nube y la base es mucho menor, produciéndose entonces nieve.

El tamaño del granizo suele oscilar entre los 5 y los 50 milímetros de grosor, si bien a veces caen en conglomerados irregulares (pedrisco). Asimismo, el granizo puede ir acompañado de un tornado o una fuerte tormenta porque la nube en la que se genera es una gran nube convectiva donde se originan también estos otros fenómenos.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto