Un 45% de los servicios de los ecosistemas españoles se ha degradado o se usa de manera insostenible

Los más afectados son los acuáticos continentales, los litorales y los macaronésicos
Por mediatrader 28 de septiembre de 2011

Un 45% de los servicios de los ecosistemas se ha degradado o se usa de manera insostenible, según un informe presentado por la secretaria de Estado de Cambio Climático del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM), Teresa Ribera. Los ecosistemas más afectados son los acuáticos continentales, los litorales y los macaronésicos y, particularmente, las riberas de los ríos y las praderas de posidonia oceánica.

Durante la presentación de los resultados del proyecto «Evaluación de los Ecosistemas del Milenio en España» en el espacio CaixaForum de Madrid, Ribera apuntó que los servicios de regulación de los ecosistemas son «los más negativamente afectados» puesto que el 87% de estos se encuentra en estado crítico o vulnerable. Los ecosistemas acuáticos continentales, los litorales y los macaronésicos son los que han sufrido un mayor deterioro, mientras que, de acuerdo al informe, los ecosistemas de bosques y los de montaña son los que mejor conservan su capacidad de generar servicios, precisó.

Los resultados del estudio indican que la creciente población urbana promueve una explotación insostenible de los servicios de abastecimiento de alimentos y agua y ciertos servicios culturales, en detrimento de otros servicios importantes de regulación y servicios culturales asociados al medio rural, como el conocimiento ecológico local. Ribera destacó que el proyecto forma parte del programa científico de la Evaluación de los Ecosistemas del Milenio y que, en este sentido, España, con la Ley de Patrimonio Natural y la Biodiversidad quiso impulsar esta tarea de evaluación de los ecosistemas en España.

Señaló también que el documento pretende impulsar una mejora en los términos en que se conocen y valoran los ecosistemas por el conjunto de la opinión pública, una sensibilización de los problemas presentes y de qué modo se debe «ayudar a valorar en positivo los servicios que los ecosistemas que todo el mundo tiende a postergar y que merecen tomarse en consideración». «Es preciso el conocimiento y la información con base fundamental para el aprecio, el orgullo, la satisfacción, el bienestar del hombre y para convertirnos a todos en los primeros adalides de su conservación», subrayó la secretaria de Estado.

El informe reúne el trabajo de más de 60 científicos que han analizado el estado y la evolución de los sistemas terrestres y acuáticos en España, así como su capacidad para prestar servicios básicos para el bienestar de la sociedad española. Ribera añadió que el documento expone los «estrechos vínculos» entre la conservación de los ecosistemas españoles y la calidad de vida de la población, con el objetivo de alentar un cambio de paradigma desde el «equilibrio entre conservación y desarrollo» hacia la conservación para el bienestar humano.

La publicación concluye que el futuro social, cultural y económico de la población española depende, en gran medida, del buen funcionamiento de sus ecosistemas y de su biodiversidad, de los servicios esenciales de abastecimiento como alimentos y agua limpia, de los servicios de regulación, como la calidad del aire y del agua, o del control de la erosión y de los servicios culturales, como el conocimiento ecológico local, la identidad cultural o el turismo de naturaleza.