Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Prevención y hábitos de vida

Autobronceadores

Dan color pero no protegen contra las radiaciones solares

Proporcionar un color de piel tostado sin riesgo de sufrir radiaciones solares es la función de los autobronceadores, productos cosméticos que permiten obtener de forma casi instantánea una coloración de piel similar a la de un bronceado pero esquivando los efectos dañinos de los rayos ultravioleta. Esta característica los convierte en una buena alternativa a los baños solares, especialmente para personas con pieles muy sensibles al sol. No obstante, debe tenerse en cuenta que la tonalidad que se consigue con estos productos es superficial, que no tiene nada que ver con el bronceado natural y, por tanto, que no protege contra las radiaciones solares.

Aplicación y efectos

El principio activo de los autobronceadores es una molécula llamada dihidroxiacetona (DHA). Cuando esta molécula entra en contacto con la capa córnea de la piel se inicia un proceso químico que hace que dicha capa cambie de color. La DHA reacciona con los aminoácidos de la epidermis y a través de un proceso de oxidación las células externas adquieren un tono marronáceo, ligeramente anaranjado, similar al de ciertos tonos de bronceado. Esto se debe a la formación de melanoidinas marrones que oscurecen las células.

Al producirse esta oxidación exclusivamente en las capas externas de la piel, la duración de la coloración obtenida será muy breve: durará lo que tarde la capa más externa en desprenderse y ser sustituida por células más nuevas.

/imgs/2006/10/autobronceado5.jpg

Las células de la piel se forman en la capa basal, la más profunda de la epidermis. Poco a poco, estas células van siendo empujadas hacia el exterior por otras células más nuevas, hasta que terminan desprendiéndose del cuerpo. “Lo que tiñe la dihidroxiacetona es exclusivamente la capa córnea y ligeramente la capa granulosa, que son células que están ya próximas a eliminarse; por lo que esa pigmentación sólo dura entre cuatro y siete días”, explica José Luis Díaz Pérez, presidente de la Academia de Dermatología y Venereología. Cuando las células teñidas son sustituidas por otras más nuevas, la piel recupera su color original.

Se trata, por tanto, de un proceso de coloración muy diferente al de un bronceado solar y que permite sortear los efectos nocivos de éste, obteniendo un resultado estético similar. Los componentes de estos cosméticos son inocuos para la salud. “Son sustancias relativamente poco nocivas si se compara sobre todo con los efectos conocidos de la luz ultravioleta necesaria para conseguir los mismos efectos”, resume José Luis Díaz Pérez.

La dihidroxiacetona empieza a hacer efecto a partir de las tres o cuatro horas de la aplicación y consigue su máximo efecto a las 24 horas. Cuanto más tiempo permanezca el producto sobre la piel, más intenso será el efecto bronceador. Por eso, se recomienda aplicarlo antes de acostarse.

La coloración que se consigue con estos cosméticos dependerá del tipo de piel, de la composición del producto y de la frecuencia de aplicación. Será más o menos intensa según la cantidad de aminoácidos de la epidermis y de su PH. Las pieles secas, además, se autobroncean mejor que las grasas.

El tono también depende de la cantidad de DHA que incorpore el producto y del número de veces que se aplique. “Con un 3% de DHA se consigue un bronceado más suave, mientras que con un 5% se consigue un bronceado más tostado”, aclara Miguel Cánovas, del departamento de I+D del laboratorio farmacéutico Dermofarm, creador de productos cosméticos. “Si el tono logrado tras una primera aplicación nos parece muy claro, puede realizarse una segunda aplicación al cabo de ocho horas para obtener el color deseado”, matiza. Sin embargo, a partir de las primeras tres horas ya se puede observar el tono que va a quedar el la piel.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones