Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Diseñan un calzado ‘inteligente’ que cuidará del diabético para evitar amputaciones

En la investigación, coordinada por Inescop, participa la UMH y otras empresas e instituciones italianas y españolas

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: sábado 15 junio de 2002
Diafoot es el nombre con que se ha bautizado el proyecto. Se trata de una investigación que pretende utilizar un calzado inteligente para controlar el estado de salud de los diabéticos, con el fin de evitarles posibles amputaciones, más frecuentes en este colectivo de afectados.

El estudio está coordinado por el Instituto Tecnológico de Calzado y Conexas, Inescop, y en él participa la División de Ciencias de Materiales e Ingeniería Metalúrgica y la de Enfermería, Podología, de la Universidad Miguel Hernández (UMH), además de empresas españolas e italianas de software y electrónica. Las pruebas clínicas y la definición de criterios médicos las aportan las unidades del pie diabético de la Clínica Virgen del Consuelo de Valencia y de la Aziende Ospedalaria Pisana de Pisa.

La base de la investigación se centra en el ensayo del uso de un sistema de monitorización remota instalado en la plantilla del zapato de pacientes con diabetes mellitus. Este mecanismo permitirá medir temperaturas, presiones y humedades en los pies y enviar los datos a un centro clínico para su posterior análisis.

Precisamente uno de los problemas de los afectados por la diabetes es la falta de sensibilidad en los pies. Una circunstancia que les impide percibir el dolor que podría actuar de alarma, lo que puede conducir a ulceraciones en esta parte del cuerpo que, en ocasiones, derivan en amputaciones severas. Éstas son veinte veces más frecuentes en este colectivo que en personas no diabéticas. Según los datos facilitados por la Universidad, el 25% de los diabéticos desarrolla problemas en sus pies.

El proyecto estudia sistemas miniaturizados de sensores acondicionados para la captura y transmisión, por radio frecuencia a corta distancia, y que no son agresivos para el pie ni resultan molestos para el enfermo. La información recopilada se transmitirá a estos sistemas de captura de datos mediante pequeños dispositivos sin cables y de forma automática la remitirán a un centro de control a los especialistas médicos -a través de GSM, GPRS, módem, etc.-.

Una vez recibida la información en el centro hospitalario correspondiente, será incorporada a una base de datos de pacientes, en la que se recogerán las posibles incidencias y se producirán señales de alarma en determinados casos.

Los promotores de la iniciativa consideran que con los sistemas en fase de experimentación, será posible también obtener información para poder investigar la eficacia de tratamientos con plantillas elaborados con diferentes materiales, su evolución con el tiempo y las posibles alteraciones de las mismas en el transcurso de períodos prolongados. Asimismo los datos obtenidos sobre los materiales y calzados empleados permitirá asesorar a empresas de ese sector sobre criterios de diseño para que mejoren sus productos.

El beneficio de la investigación para los pacientes será un exhaustivo control de la evolución de su enfermedad. En la actualidad, estos afectados visitan el hospital cada 45 o 60 días y, entre esos períodos, hay una carencia de información que podría derivar en complicaciones graves. Los problemas de circulación asociados a esta patología pueden acarrear consecuencias realmente graves en los pies del enfermo.

Además de la mejora que puedan experimentar los pacientes, se espera reducir el número de amputaciones menores en un 20%, lo que supondría un ahorro económico a la Sanidad Pública de 30.000 euros por paciente y de 60.000 euros por cada caso de amputaciones mayores.

La diabetes mellitus es un problema creciente en Europa, con un impacto muy elevado en la calidad de vida de millones de personas y en la economía de los sistemas nacionales de salud. Uno de cada diez europeos desarrollará la enfermedad durante su vida, lo que se traduce en unos cincuenta o sesenta millones de casos en los próximos años.

En algunos países europeos el 20% o más de la población de edad superior a los 65 años sufre diabetes y sólo en la Comunidad Valenciana 450.000 personas padecen la enfermedad.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones