Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Hostilidad e impaciencia durante la juventud, factores de riesgo para la hipertensión

Según una investigación norteamericana, el aumento de la tensión arterial se debe tanto a factores psicológicos como sociales

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 28 octubre de 2003
Agresividad, hostilidad e impaciencia durante la juventud, son actitudes suficientes como para que una persona padezca hipertensión en edad adulta y, por lo tanto, sea candidata a sufrir cualesquiera de los problemas derivados del incremento de la presión sanguínea. Los estudios que vienen realizando diversos centros de investigación norteamericanos, centrados en la observación de problemas sociales y su incidencia en los hechos físicos, se han completado con esta investigación realizada por la Escuela Feinberg de Medicina y la Universidad Northwestern de Chicago, que publica la revista de la Asociación Médica Americana.

El informe partió del análisis de tres tipos básicos que reflejan la conducta: las actitudes hostiles, la depresión y la ansiedad. Para ello estudiaron a 3.308 adultos con edades comprendidas entre los 18 y los 30 años de cuatro áreas metropolitanas, y volvieron a analizar desde los mismos factores psicosociales y de tensión arterial su situación física quince años después.

El resultado fue claro: "La hostilidad y la impaciencia en edad juvenil se asocia con un riesgo más alto de hipertensión quince años después. Estas asociaciones -mantienen los autores del estudio- fueron independientes de la edad, el sexo, la tensión arterial sistólica, la educación, la masa del cuerpo, el consumo de alcohol o el nivel de actividad física".

En la investigación también se pone de manifiesto que no hay "ninguna relación entre la depresión o la ansiedad y la hipertensión", siempre que a ambas no se les sume ninguna característica relacionada con la agresividad, la hostilidad o la paciencia. Para los autores del estudio, el aumento de la tensión arterial se debe tanto a factores psicológicos como sociales, "biológicamente, es posible que los factores psicosociales puedan incrementar el riesgo de desarrollar hipertensión".

Las soluciones que encuentran los investigadores a estas conductas perjudiciales para la salud son "el desarrollo de estrategias eficaces para reconocer, modificar, aliviar y manejar las tendencias peligrosas", que posteriormente estarían implicadas en la prevención de las enfermedades cardiovasculares.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones