Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Investigación médica

Donación de semen

Estudiantes de entre 18 y 30 años son los principales donantes

Donantes: entre 18 y 50 años

La Ley de Reproducción asistida española establece unas normas muy claras para poder ser donante de semen. En primer lugar, el candidato ha de tener entre 18 y 50 años, aunque en la práctica la mayoría de las clínicas de reproducción sitúan el límite de edad en los 35 años. El hombre que desea donar debe encontrarse en plena capacidad de obrar y mantenerse en un buen estado de salud tanto física como psíquica, así como no tener antecedentes familiares de trastornos genéticos o enfermedades hereditarias. Por último, es requisito imprescindible que el donante no haya generado ya seis descendientes o más por reproducción asistida o por métodos naturales.

No sólo se tiene en cuenta la salud del posible donante, también el aspecto físico y la personalidad quedan reflejados en su ficha. “Dentro del apartado referido a las características físicas, anotamos su talla, peso, color de pelo, de ojos, de piel y su aspecto físico general. Por otro lado, también tratamos de definir el carácter del donante, es decir, si es normal, nervioso, pasivo, etc.”, explica Alberto Pacheco, jefe del laboratorio de Andrología y Banco de Semen de la Clínica IVI de Madrid.

En cuanto al coeficiente intelectual, no se realiza una prueba expresa para determinar su grado. No obstante, Arantza López de Larruzea, médico del laboratorio de reproducción de la Clínica Quirón de Bilbao, explica que en la entrevista personal con el donante se puede ver si está dentro de la media. Además, “puesto que la mayoría son estudiantes, se da por hecho que tienen una inteligencia por lo menos normal”, afirma.

El proceso comienza cuando el voluntario se presenta en la clínica con el objetivo de donar su semen. Para ello, los hombres pueden acudir a cualquier centro de reproducción que tenga una unidad de Andrología y Banco de semen. Estas unidades, en las que se conserva el semen congelado para ser utilizado en el momento oportuno, se pueden encontrar tanto en centros privados como en hospitales públicos, donde cada vez es más frecuente la creación de un departamento para la donación de gametos.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones