Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

La asociación de pacientes con lunares gigantes en la piel solicita ayuda médica e institucional

«La dermoabrasión o el curetaje son técnicas antiguas que pretenden borrar las manchas raspándolas pero que no sirven para los gigantes

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 16 julio de 2002
Asonevus, la Asociación de Nevus Gigante Congénito (NGC), reclama una mayor ayuda institucional y una mejor preparación por parte de la clase médica, para atender a los afectados por esta malformación poco conocida. Se trata de un lunar grande presente al nacer con un alto riesgo de degenerar en melanoma, pero con una solución quirúrgica que en muchos casos tiene buenos resultados.

La asociación, nacida en España en la primavera del 2000, pretende mejorar los conocimientos y educación sobre el NGC para contribuir a paliar la sensación de impotencia e incertidumbre que sufren los padres al nacer sus hijos, debidas, en parte, a la «escasa información que reciben en los centros hospitalarios».

«Existe poca información y preparación por parte de los médicos, y es que aunque los nevus de pequeño tamaño son frecuentísimos y afecten a uno de cada 10 o 20 partos, los grandes son escasos y los susceptibles de ocasionar problemas terapéuticos son del orden de 1 por cada 50.000 nacimientos. Hay además muy pocos nevus comparables, lo que supone una dificultad añadida para abordar el problema», dicen en Asonevus.

La solución al nevus es de momento quirúrgica y conviene intervenir cuanto antes, «cuando la piel es más elástica», y evitar así complicaciones, ya que las células névicas anormales y pigmentadas -además del problema estético- tienen un riesgo superior al de la piel sana de degenerar en melanoma maligno o en casos extremos y raros, en una melanosis neurocutánea.

Diferentes técnicas

La técnica que emplea el doctor Chretien Marquet para enfrentarse al nevus consiste en la utilización de pequeños balones hinchables (colocados bajo la piel y después inflados progresivamente), en un intento de forzar a la piel a crecer en determinadas regiones, utilizando el mismo efecto que produce el embarazo en el vientre de la mujer encinta.

«La dermoabrasión o el curetaje son técnicas antiguas que pretenden borrar las manchas raspándolas y que aunque son excelentes para ciertos nevus superficiales, no sirven para los gigantes. También se habla de la técnica del láser, aunque de momento no ofrece plenas garantías, aunque podría tenerlas en el futuro», aseguran desde Asonevus .

La asociación hace una llamada a todos los padres que tengan un hijo con este tipo de malformaciones a que se pongan en contacto con Asonevus, para que dispongan de la mejor información posible sobre el NGC.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones