Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

La separación de las siamesas iraníes entra en su fase más delicada

Los cirujanos necesitan una vena de la pierna para construir un nuevo vaso sanguíneo en el cerebro de una de ellas

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 7 julio de 2003
La intervención quirúrgica para separar a las siamesas iraníes Ladan y Laleh Bijani, que han pasado sus 29 años de vida unidas por la cabeza y el tronco, ha entrado en su fase más delicada.

Las siamesas comparten el seno venoso sagital superior, por lo que los cirujanos necesitan una vena de la pierna para construir un nuevo vaso sanguíneo en el cerebro de una de las hermanas, antes de separar sus troncos.

Esta parte de la operación, que estaba previsto iniciarse la pasada medianoche, "es probablemente uno de los aspectos más críticos de la intervención. Como hemos venido reiterando, la clave de la separación es la vena del cerebro que comparten", explicó el doctor Prem Kumar Nair, portavoz del hospital Raffles, en Singapur, donde se lleva a cabo la separación.

En la maratoniana operación, el neurocirujano Keith Goh está asistido por el cirujano plástico Walter Tan y otros doce cirujanos, ocho anestesistas y cuatro radiólogos, además de un centenar de profesionales de apoyo procedentes de varios países y hospitales.

Está previsto que los médicos se rijan por un sistema computerizado de imagen guiada para separar cada nervio y vaso sanguíneo y determinar cuál pertenece a cada una.

Ante el debate que ha suscitado el grave riesgo que corren las vidas de las hermanas, Goh insistió en que la actuación médica es necesaria, "no es una simple cuestión frívola o de cosmética".

Las últimas pruebas, realizadas la noche anterior a la operación, revelaron además que la presión sanguínea en el cerebro de las pacientes es el doble de la que tiene una persona en condiciones normales, lo que les provoca fuertes dolores de cabeza.

A pesar de los temores y el nerviosismo, minutos antes de ser introducidas en la sala de operaciones, las siamesas se encontraban de buen humor y bromeando, según fuentes del hospital.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones