Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Las inyecciones de cemento biológico en las vértebras permiten superar los dolores provocados por la osteoporosis

La vertebroplastia es una de las formas más "rápidas y seguras" de tratar esta enfermedad, según especialistas reunidos en el Congreso Nacional de Radiología

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 1 junio de 2004

La osteoporosis hace que la masa ósea se vuelva cada vez más porosa y, por tanto, más frágil. Como consecuencia, los huesos resisten peor los golpes y se rompen con mayor facilidad. Las personas más castigadas por esta afección son las mujeres -especialmente cuando llegan a la menopausia-, en una proporción de tres a uno frente a los hombres. Se calcula que dos millones y medio de mujeres y 600.000 varones padecen en España la enfermedad.

El especialista Manuel Díaz Curiel, jefe del servicio de Medicina Interna de Enfermedades Óseas de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid, puso especial énfasis en la prevención, a través de una dieta equilibrada, sin tabaco ni exceso de alcohol y que incluya ejercicio físico, y en la importancia de obtener un diagnóstico precoz que evite complicaciones graves.

Densitómetro

En el campo del diagnóstico, la radiología ha aportado en los últimos tiempos una nueva técnica que está considerada como “el mejor método para predecir el riesgo de fracturas”, según explicó María Alcaraz, del Hospital Universitario Santa Cristina de Madrid. El densitómetro es un equipo de rayos X que permite medir la densidad de la masa ósea y verificar su pérdida continuada. La densitometría es una técnica eficaz, pero también muy cara, por lo que los especialistas creen que debería reservarse a grupos de riesgo.

La vertebroplastia, que comenzó a aplicarse hace cuatro años, se reserva para ese 15% de pacientes que siguen sufriendo dolor con los tratamientos convencionales. El proceso consiste en la inyección de cemento biológico en las vértebras dañadas mediante una aguja de dos milímetros de grosor. Los puntos donde debe pincharse se localizan previamente mediante un TAC (Tomografía Axial Computerizada).

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones