Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Los niños que tragan pilas de botón pueden sufrir lesiones graves en el esófago

Las baterías pueden desprender parte de sus contenidos alcalinos, dañar los tejidos y causar quemaduras

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 22 septiembre de 2010
Los niños que tragan pilas de botón pueden sufrir lesiones graves en el esófago, según se desprende de un estudio del Sistema de Salud Monte Carmelo, en Columbus (Estados Unidos). Los autores de la investigación explican que es cada vez más frecuente que los niños traguen este tipo de pilas que, si se alojan en el esófago, pueden desprender parte de sus contenidos alcalinos, dañar los tejidos y causar quemaduras debido a las descargas eléctricas.

Dirigidos por Stanley J. Kimball, los investigadores revisaron en un periodo de 10 años (entre 1998 y 2008) las gráficas médicas de 10 pacientes, con una media de edad de 3,2 años, que pasaron por una extracción endoscópica de una pila de botón. A todos ellos se les practicó una radiografía torácica de rayos X y uno pasó por un escáner tomográfico. Los pequeños permanecieron en el hospital durante una media de 6,9 días.

A seis de los pacientes se les examinó en las seis horas posteriores a la ingesta de la batería, a uno a las 10 horas y a otro a las 12 horas. Dos enfermos pasaron por un retraso importante hasta que se descubrió la pila, uno de siete días y otro de 30 días. Tres pacientes tenían daños mínimos en el esófago, uno sin lesiones y dos con lesiones superficiales en la membrana mucosa. Los otros siete tenían daños más graves, cinco de ellos con daños persistentes en el músculo liso que cubre el esófago y los dos niños a quienes se descubrió la pila más tarde, con una perforación en este músculo. Uno de los pequeños tenía lesiones amplias que dieron lugar a una fístula traqueoesofágica, una abertura entre la traquea y el esófago.

Los autores concluyen que se pueden ocasionar graves lesiones de manera rápida después de la ingestión de las baterías y apuntan a la necesidad de crear un índice de aspectos sospechosos en relación a la ingesta de baterías de botón para evitar secuelas graves.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones