Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Natación y gimnasia, la mejor terapia para los enfermos de espondilitis anquilosante

Esta desconocida enfermedad reumática afecta a dos de cada mil españoles

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 23 octubre de 2002
Rigidez matutina y continuos dolores en la parte baja de la espalda. Estos son los principales síntomas de espondilitis anquilosante, también conocida como enfermedad de Marie-Strümpell o enfermedad de Bechterew, una patología reumática y progresiva que sufren dos de cada mil españoles.

Los tratamientos de hidroterapia, los analgésicos y los antiinflamatorios en conjunto ayudan a estabilizar la enfermedad y a reducir los dolores cuando aparecen brotes que pueden durar semanas o meses. Sin embargo, el deporte, en algunas de sus vertientes, es la terapia más eficaz para contrarrestar los dolores, según los expertos.

Isabel Doblas, presidenta de la Asociación de Espondilíticos de Málaga (Adesdema), destaca que hay que estar "siempre en movilidad", ya que con el ejercicio, contrariamente a las dolencias puntuales de espalda producidas por algún movimiento brusco, se alivian los síntomas.

En ocasiones, la espondilitis puede afectar también a otros órganos del cuerpo humano como los ojos, los pulmones o el corazón, y derivar en invalidez absoluta.

La natación, "sobre todo de espalda y siempre que no haya un brote y no exista un grado alto de invalidez", la gimnasia suave, caminar e incluso el voleibol son usados como terapia para afrontar y estabilizar la espondilitis anquilosante, una enfermedad cuyas causas se desconocen aunque los expertos apuntan como genética y que es crónica a pesar de presentar muchos tipos de dolencia. "No hay enfermedad sino enfermos", recuerda Doblas al hablar sobre la espondilitis anquilosante, que afecta hoy en día más a los hombres que a las mujeres, pero en diversos grados.

"Hay muchos enfermos con minusvalía alta, otros con invalidez absoluta y con problemas para moverse, conducir...", explica la presidenta de Adesdema, quien apunta que por el desconocimiento que tiene la sociedad sobre la espondilitis "es difícil explicar en el trabajo lo que te pasa porque mucha gente puede confundir la baja con algo de caradura" ya que al parecer simplemente hay dolores de espalda, de caderas o inflamación ocular, cuando en realidad hay una lucha constante.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones