Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Prevención y hábitos de vida

Piojos en los colegios

Su erradicación debe durar varios días ya que lociones y champús no eliminan por completo las liendres

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 17 noviembre de 2003

No son peligrosos si se tratan

La Real Academia Española en su definición de los piojos afirma que son insectos que viven parásitos sobre los mamíferos, de cuya sangre se alimentan, y que “su fecundidad es extraordinaria”. Éste último es, precisamente, el mayor problema de los piojos: la facilidad con la que se reproducen y extienden.

Tal y como afirma María Rosa Hernández, empleada de la empresa de desinfección de plagas Ecotime, los piojos del cuero cabelludo son insectos de unos 2 milímetros cuyas patas presentan unas pinzas robustas para agarrarse a los pelos de la cabeza, lugar donde ubicarán su hábitat. Su boca está adaptada a funciones perforadoras, ya que el insecto se alimenta en todo momento de la sangre del individuo afectado.

Los más adultos rehuyen la luz, por eso se alojan principalmente en la nuca y detrás de las orejas, el primer lugar donde habrá que buscar si se sospecha que se puede tener piojos. Se mueven con lentitud entre los pelos y se adaptan a la coloración del cabello.

El problema de los afectados por piojos no es siempre el piojo en sí, sino la liendre. Estos son los huevos que el insecto deposita en las raíces del cabello. La hembra adulta los fija fuertemente a la raíz del pelo con una sustancia viscosa que actúa como pegamento y hace que estos huevos sólo se puedan despegar manualmente o utilizando un peine de púas muy finas (lendrera). Según esta especialista, los huevos se enganchan de manera característica en los cabellos, donde se produce la eclosión al cabo de 7 a 10 días de la puesta. La presencia de estos huevos es la que delata que el individuo está infectado.

Para comprobarlo se puede pasar por la cabeza una lendrera, fácil de adquirir en cualquier farmacia. Si hay liendres aparecerán en el peine unas manchitas blancas. Éstas se pueden confundir con la caspa, la diferencia está en que es mucho más difícil separarlas del pelo.

Es entre los más pequeños, en los colegios sobre todo, donde más habitual resulta encontrar casos de piojos. Según la empresa Ecotime, los piojos son una plaga creciente entre la población escolar europea de los últimos años. Belén Gezuraga Uriarte, profesora del colegio vizcaíno Las Mercedarias, explica que en su colegio suele haber casos de piojos todos los años, es algo cíclico. La proliferación de casos suele ir por épocas, el otoño- afirma- “es una época en la que hay muchos casos”, afirma Gezuraga.

La pediculosis es el nombre científico que se le da a esta enfermedad. Su definición completa es la siguiente: enfermedad de la piel producida por el insistente rascamiento que motiva la abundancia de piojos, sobre todo de los piojos del cuerpo. Sus caracteres principales son las estrías del rascamiento y un color oscuro del tegumento. El hecho de que los niños no paren de rascarse es el primer indicio que alerta a los maestros.

El doctor Fernando Zarate Osuna afirma que el principal síntoma de esta enfermedad es el picor. Las heridas que se provocan en la cabeza son por el rascado, no por el insecto en sí. Luego, si la infección no se trata, es decir, si no se eliminan los piojos, el cabello puede empezar a caerse.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones