Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Problemas de salud

Vaginismo

Entre un 2% y un 4% de las mujeres sufre esta disfunción que se soluciona en la mayoría de los casos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 17 marzo de 2005

Muchas mujeres saben que algo no va bien cuando mantienen relaciones sexuales y de forma refleja los músculos de su vagina se contraen. El vaginisno es una patología de origen psicológico que padece entre un 2% y 4% de la población femenina, lo que representa un porcentaje bastante elevado, según los expertos. No obstante, tras una terapia a cargo de un sexólogo, los índices de resultados positivos son de los más altos, llegando, incluso, al 100%. El miedo al dolor, ocasionado generalmente por desconocimiento y por falsas creencias, hace que este problema se mantenga durante años. De hecho, en muchas ocasiones sólo el querer tener hijos lleva a la persona a solicitar ayuda.

Disfunción de origen psicológico

El vaginismo es una disfunción sexual, de origen psicológico, que sufren algunas mujeres y que impide que sus relaciones sean plenamente satisfactorias, según explica el director del Instituto Andaluz de Sexología y Psicología de Málaga y miembro de la Federación Española de Sociedades de Sexología (FESS), Francisco Cabello Santamaría. Este experto precisa que este fenómeno consiste en la contracción involuntaria de los músculos pélvicos y de la zona exterior de la vagina, lo que dificulta la penetración durante el coito que, de hecho, se convierte en un acto imposible. “El miedo al dolor provoca un espasmo vaginal como un acto reflejo, no es algo que dependa de su voluntad”, añade el doctor.

Esta disfunción la padece entre un 2% y 4% de la población femenina, “un nivel de prevalencia altísimo” en opinión de Cabello Santamaría. Las mujeres con vaginismo no sólo lo sufren en sus relaciones sexuales, sino que también puede darse en las exploraciones ginecológicas o, incluso, al intentar introducirse un tampón. No existe un perfil concreto, pero casi siempre estas personas suelen tener en común un componente ansioso.

Hay que matizar que el hecho de que una mujer sufra vaginismo no significa que sea frígida. Sólo existe dicho problema cuando esta patología se da de forma conjunta con otras como la anorgasmia o falta de orgasmo y los trastornos de la excitabilidad sexual, algo que, de todos modos, únicamente aparece en un 30% del total de los casos.

Por tanto, en la mayoría de las ocasiones la mujer obtiene orgasmos gracias a la estimulación clitorial. Así, al no ser posible la penetración, muchas parejas con este problema basan su relación en el contacto y el juego sexual. “Hay como una especie de sexualidad compensatoria del coito”, indica el experto desde la Federación Española de Sociedades de Sexología (FESS).

Este problema es uno de los principales motivos de lo que siempre se ha conocido como matrimonios no consumados. La frustración por no tener relaciones sexuales normales en ocasiones llega a ser causa de insatisfacción, aunque, por regla general y a diferencia de lo que cabría pensar, las mujeres que tienen una pareja estable encuentran mucha comprensión en ella.

El tiempo medio para pedir ayuda a un profesional suele ser de cinco años y dos meses; nunca menos de tres años, según Cabello Santamaría que recuerda haber tratado casos de hasta 16 años de evolución. “La gente espera que se le pase”, apostilla.

El deseo de tener hijos es, posiblemente, el principal motivo para acudir al especialista: el 60% de los casos responden a este supuesto, que también se caracterizan por solicitar ayuda después de estar conviviendo durante un tiempo muy largo con este problema. El 40% restante correspondería a las nuevas parejas que ven que no pueden mantener relaciones sexuales.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 3]
  • Ir a la página siguiente: Causas »

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones