Sanidad inmoviliza un producto para adelgazar denominado «Depuralina»

Podría provocar efectos adversos. La empresa que lo comercializa presenta irregularidades
Por mediatrader 9 de abril de 2008

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), dependiente del Ministerio de Sanidad y Consumo, ha ordenado a las comunidades autónomas que inmovilicen el producto adelgazante «Depuralina», de la empresa Cátaro-Nopal S.L. Esta acción se produce después de que se hayan detectado irregularidades en la inscripción de esa empresa en el Registro General Sanitario de Alimentos e Industrias Alimentarias. El Ministerio informa a través de una nota que la AESAN comenzó a investigar este producto a raíz de que las autoridades portuguesas comunicaran, el pasado 2 de abril, la sospecha de que «Depuralina» podría haber producido efectos adversos (anafilaxis y hepatotoxicidad) en tres consumidores. En España, ni la Agencia ni el Centro Nacional de Epidemiología tienen constancia, hasta el momento, de que existan afectados.

Img depuralina
Imagen: Depuralina

Cátaro-Nopal no figura inscrita en el Registro General Sanitario de Alimentos (RGSA), por lo que su actividad «es ilegal», advierte Sanidad, que considera que la situación irregular de la empresa «afecta al nivel de confianza que cabe depositar en los productos que elabora y comercializa».

En España, ni la AESAN ni el Centro Nacional de Epidemiología tienen constancia, hasta el momento, de que existan afectados

También presentan irregularidades las empresas colaboradoras: Ecología, Nutrición y Salud S.L. y ANUR S.L., ya que no concuerdan sus datos registrales con las actividades que desarrollan en comunidades como el País Vasco, Asturias, Castilla-La Mancha o Castilla y León.

Sanidad señala que la «Depuralina» está constituida por una mezcla de semillas, plantas, frutas y otros componentes biológicos, destinados, según la publicidad del producto, al adelgazamiento y a la mejora del tránsito intestinal, además de otros aparentes beneficios.

España mantiene el contacto con las autoridades portuguesas, a las que ha solicitado que informen de los resultados de sus investigaciones epidemiológicas y toxicológicas.