Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Se inician en humanos las pruebas para frenar la incontinencia urinaria mediante la implantación de células madre

Los experimentos realizados con cobayas lograron regenerar los tejidos musculares dañados a las cuatro semanas de comenzar el tratamiento

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: sábado 3 septiembre de 2005
Una tercera parte de los casos de incontinencia urinaria no responden a los tratamientos. Uno de los tipos más comunes en mujeres es la incontinencia por esfuerzo, que afecta en algún momento de su vida a un 8% de éstas entre 35 y 50 años. A este tipo de patología va destinada una investigación que comenzará a desarrollar la Universidad de Pittsburgh (Estados Unidos) tras lograr el éxito en experimentos con cobayas.

El equipo dirigido por Michael Chancellor inyectó en el músculo periuretral de la vejiga de los roedores células madre adultas que previamente habían sido extraídas de tejido muscular humano. A las cuatro semanas de realizarse el trasplante, las cobayas registraron niveles de presión normales en la vejiga. La investigación confirmó los resultados de un estudio realizado en 2001, en el que se trasplantaron células madre de origen animal. Los hallazgos fueron presentados ayer en el congreso anual de la Sociedad Internacional de Incontinencia celebrado en Montreal (Canadá).

Comienza ahora, por lo tanto, la experimentación de esta técnica en humanos. Los investigadores creen que las células madre adultas fueron capaces de restaurar la presión de los puntos de escape a niveles normales, al saber regenerar los tejidos musculares dañados. Además de su aplicación experimental en humanos, Chancellor necesita identificar exactamente el mecanismo que emplean estos tejidos para regenerar los músculos. En este punto se encuentra también un equipo de la Universidad de Innsbruck (Austria) que logró el pasado año tratar con éxito a mujeres con incontinencia urinaria con el mismo material celular. Al año del tratamiento, 18 de las 20 mujeres que se incluyeron en la investigación continuaban sin incontinencia.

La incontinencia por esfuerzo es una pérdida incontrolable de orina al toser, hacer esfuerzos, estornudar, levantar objetos pesados o ejecutar cualquier maniobra que aumente bruscamente la presión dentro del abdomen. No sólo afecta a mujeres, sino también a hombres que han sufrido cirugía en la próstata. Los tratamientos más aplicados en mujeres se basan en cremas que contienen estrógenos o en fármacos elaborados a partir de estas hormonas.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones