Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Psicología y salud mental

Transexualidad

El cambio de género es un proceso largo y complejo que debe ser controlado por profesionales para evitar riesgos físicos y psicológicos

Cerca de sesenta personas demandan cada año en España un cambio de sexo, según un estudio realizado por la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición. Pero se estima que puede ser mucho mayor la cifra de quienes encierran un alma femenina en el cuerpo de un hombre, o viceversa, una de las mayores fuentes de sufrimiento. El desajuste entre el sexo anatómico y la conciencia del sujeto de ser hombre o mujer es una alteración de la identidad sexual que, en función de los datos de un estudio realizado por la cátedra de Transexualidad de Holanda, se cree que afecta a uno de cada 30.000 hombres y una de cada 100.000 mujeres; un desajuste que requiere un laborioso tratamiento, tenga o no como meta una intervención quirúrgica para cambiar de género. En el proceso, más llevadero desde que el pasado 30 de junio el Consejo de Ministros aprobó el proyecto de Ley de Identidad de Género, deben intervenir profesionales de diversos campos de la Medicina (endocrinólogos, psiquiatras y cirujanos plásticos) que asesoren al transexual.

Origen multifactorial

/imgs/2006/10/orgullo1.jpg
Hasta hace pocas décadas la sociedad no empezó a ver con normalidad la existencia de transexuales. Sin embargo, la transexualidad no es un fenómeno actual sino que existe desde la antigüedad, y en diferentes culturas. Según la Organización Mundial de la Salud el transexualismo -denominación utilizada desde 1940- es el deseo de vivir y ser aceptado como un miembro del género opuesto, por lo general acompañado por el deseo de modificar mediante métodos hormonales o quirúrgicos el propio cuerpo para hacerlo lo más congruente posible con el género preferido. Así lo indica también Marifé Bravo, responsable del servicio de Psiquiatría del hospital universitario La Paz, de Madrid, quien asegura que es una alteración de la identidad sexual en la que no existe coincidencia entre el sexo anatómico y el sexo al que un individuo se siente pertenecer. Aunque en Medicina se incluye como trastorno, Bravo aclara que no se trata de un trastorno mental en sí mismo, sino que es tratado como tal debido a las complicaciones psicológicas que presentan estos pacientes, especialmente antes de comenzar el proceso de reasignación.

No es un trastorno mental pero es tratado como tal debido a las complicaciones psicológicas que presentan estos pacientes
El origen de la transexualidad puede ser biológico, ya que se ha demostrado la existencia de diferencias en ciertas estructuras cerebrales entre personas de diferente orientación sexual. Un estudio reciente en el hipotálamo de seis transexuales de hombre a mujer ha demostrado que el núcleo basal de la estría terminal es más pequeño en los transexuales que en los hombres heterosexuales y homosexuales. La transexualidad, como señala Bravo, podría originarse también durante la etapa fetal, en la que una alteración da lugar a que el cerebro se impregne hormonalmente con una sexualidad distinta a la genital. Pero la psiquiatra insiste en que, además, la educación e influencia ambiental en la infancia o la pubertad pueden determinar la conducta y la orientación sexual del adulto.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 3]
  • Ir a la página siguiente: El proceso de cambio »

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones