Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Un estudio de la Universidad Autónoma de Barcelona concluye que el secreto de la longevidad está en la dieta

Los hábitos saludables son la clave para vivir más años, no los genes, afirma la investigación

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: domingo 27 abril de 2008
El secreto de la longevidad está en la dieta y los hábitos saludables, y no en los genes, según un estudio sobre la salud ósea realizado en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) a una de las personas más viejas del mundo, fallecida recientemente a los 114 años.

El trabajo fue dirigido por el profesor Adolfo Díez Pérez y consistió en estudiar la masa ósea, así como en analizar genéticamente a un hombre de salud envidiable cuando tenía 113 años. También se estudiaron cuatro miembros de su familia, un hermano de 101 años, dos hijas de 81 y 77 años, y un sobrino de 85, todos ellos nacidos y residentes en un pequeño pueblo de Menorca.

En el análisis genético, los científicos buscaron mutaciones en un gen, el KLOTHO, que generalmente están relacionadas con una buena densidad de minerales y con una buena salud en los huesos, y también en el gen LRP5, asociadas con la longevidad. Pero ninguno de los miembros de la familia estudiada presentaba mutaciones en estos genes.

Los resultados del estudio, publicado recientemente en "Journal of Gerontology", han demostrado que el estado de los huesos era excelente, su índice de masa ósea era bueno, no tenían ninguna curvatura anómala y nunca habían sufrido una fractura.

Según informa la UAB, aunque a partir de los resultados obtenidos no se puede descartar del todo la implicación de otras mutaciones genéticas que hubieran podido favorecer la longevidad, los investigadores destacan que el excelente estado de salud de esta familia, y especialmente del hombre de 113 años, se debe probablemente a la dieta mediterránea, al clima moderado de la isla, a la ausencia de estrés y a la actividad física regular.

El hombre estudiado iba todos los días en bicicleta hasta los 102 años, y hasta esa misma edad cuidaba del huerto familiar.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones