Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Un estudio revela que los alimentos saludables para el corazón también mejoran la arteriosclerosis

Los pacientes con claudicación intermitente deberían incorporar a su alimentación cotidiana aceite de oliva, pescado azul, aceite de pescado y ácidos omega 3

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 23 abril de 2007
La claudicación intermitente es una enfermedad de las extremidades inferiores que impide a las personas que la sufren caminar más de 150 metros seguidos. El dolor insoportable les obliga a parar. Una investigación del Hospital Clínico Universitario San Cecilio de Granada acaba de demostrar que esta afección se puede combatir con alimentos que hasta ahora sólo estaban recomendados para el corazón. Los expertos españoles aseguran que es la primera vez que hay evidencias científicas de la relación entre la arteriosclerosis en las extremidades inferiores y la alimentación.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda determinados nutrientes para prevenir enfermedades cardiovasculares. Entre las sustancias beneficiosas para el corazón destacan la EPA (ácido eicosa-pentanoico) y DHA (ácido docosahexanoico), así como las grasas monoinsaturadas (ácido oleico), las frutas y las verduras. Los autores del trabajo seleccionaron a 60 pacientes y los dividieron en dos grupos. A uno se le facilitó, aparte de su medicación, medio litro diario de leche semidesnatada con EPA, DHA, ácidos oleico y fólico, y vitaminas A, D, E y B6. Así, durante un año entero que duró el experimento. Transcurrido ese tiempo, se comprobó que la totalidad de las personas que había tomado el medio litro de leche al día había mejorado sensiblemente en su arteriosclerosis.

«Lo interesante de esta experiencia es que no se trata de que los pacientes tomen más medicamentos, sino de que mejoren su dieta habitual para hacerla más saludable», sostiene Eduardo Ros, responsable de la investigación. El citado dolor está causado por un estrechamiento de las arterias en el que influyen factores como el estrés, el tabaco, la obesidad, el sedentarismo o las alteraciones de colesterol y lípidos. A consecuencia de esa estrechez la normal circulación de la sangre queda alterada.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones