Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Usar el móvil mientras se conduce es la variable que mayor distracción crea al volante

Los tiempos de reacción son un 50% más lentos cuando se habla por un teléfono celular

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 24 septiembre de 2002
Conducir mientras hablamos con el teléfono móvil puede llegar a ser tan peligroso como hacerlo superando los límites de alcoholemia permitidos. Así lo pone de manifiesto un informe de la compañía Línea Directa Aseguradora presentado hoy, que confirma que usar el móvil al volante es la variable que mayor distracción crea a la hora de conducir.

El estudio, realizado durante tres meses por el Laboratorio de Investigación del Transporte de Inglaterra, trató de comprobar los tiempos y el desarrollo de la conducción entre personas de diferentes perfiles usando un sofisticado simulador de conducción, para probar cómo se debilita la percepción al conducir hablando con un móvil, con un manos libres y cuando se ha consumido alcohol por encima de los límites permitidos.

Los resultados demostraron que los tiempos de reacción de los conductores son un 50% más lentos cuando se habla por el móvil, sin manos libres, que cuando se conduce en condiciones normales. Al parecer, los conductores pierden la capacidad de mantener una velocidad constante y les resulta más difícil conservar la distancia de seguridad.

Según este estudio, el conductor que habla por el móvil tarda medio segundo más en reaccionar que en condiciones normales, un periodo de tiempo en el que, conduciendo a una velocidad de 110 kilómetros por hora, se recorren 14 metros.

Además, las investigaciones del catedrático de la Universidad de Valencia Luis Montoro también han certificado que usar un teléfono móvil con manos libres es un elemento de distracción considerable para los conductores. Montoro afirma que el potencial distractor de conversar por un manos libres depende de la complejidad del contenido de la conversación, y no significa seguridad porque la mente permanece ocupada durante la charla.

La legislación española actual prohíbe el uso del móvil, parar en el arcén para hablar por teléfono y el empleo de auriculares, aunque sí permite los manos libres con micrófono y la conexión de altavoces al equipo de sonido del automóvil.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones