Análisis de la situación del caladero nacional

Por xavi 22 de julio de 2003

El Gobierno español realizará, con la colaboración de las comunidades autónomas, un análisis de la situación actual del caladero nacional que incluirá el estudio del censo de la flota, las especies objeto de pesca, las capturas y de las normativas vigentes.

La Conferencia Sectorial de Pesca extraordinaria ha abordado el guión sobre el calendario y metodología a seguir para el estudio y formulación de propuestas de actuaciones en el caladero nacional. Según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), el estudio permitirá confeccionar un diagnóstico exhaustivo de la situación del caladero, en particular sobre el estado de las especies y de las flotas, así como sobre la situación de la normativa comunitaria y nacional.

El procedimiento empieza con un análisis profundo de la situación del caladero, mediante el estudio del censo de la flota, que incluirá el número de buques, tonelaje, potencia y edad de los buques. El objetivo de esta fase es disponer de un cuadro de la flota lo más detallado posible. La fase empieza con el caladero Cantábrico-Noroeste, y está previsto que a finales del primer trimestre de 2004 se aborde el caladero del Mediterráneo.

También está previsto realizar un estudio de las especies objeto de pesquería en el caladero, deteniéndose en las especies capturadas por modalidades de pesca, la importancia de las especies por comunidades autónomas y el estado biológico de las dichas especies. Además, se procede al análisis de la normativa actual, comunitaria, nacional y autonómica, centrándose en la descripción del objetivo de la legislación, resumen de sus contenidos y grado de cumplimiento.

Tras este análisis, se podrán conocer las características del caladero, afrontando el análisis el estado de las especies, así como de la situación de las flotas y sostenibilidad tanto desde el punto de vista del estado de las especies como de su rentabilidad. Todo esto permitirá formular las propuestas necesarias para mejorar la situación del caladero, como los cambios necesarios para mejorar la gestión de los recursos y de las flotas.