Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Solidaridad > Proyectos y campañas

Voluntarios por horas

Quienes disponen de poco tiempo para colaborar con una organización pueden realizar tareas puntuales

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 26 agosto de 2008

Cuando falta tiempo pero sobran ganas, es fácil ser voluntario. Cualquier entidad, asociación u ONG está dispuesta a recibir ayuda de manera esporádica. Este tipo de voluntariado permite dar respuesta a necesidades puntuales como acompañar a una persona mayor al médico o traducir textos a otro idioma. Toda ayuda es poca y, por ello, la oferta de actividades es diversa.

Diseñar una página web, organizar una excursión para un grupo de personas con discapacidad, ayudar a atender a un enfermo, acudir al teatro con personas mayores... Éstas son sólo algunas de las actividades en las que pueden participar los voluntarios esporádicos, tareas sencillas que duran desde unos minutos a unas horas, pero que suponen una ayuda de valor incalculable para quien la recibe.

La asociación AIS (Ayuda a la Infancia sin recursos) formó el pasado mes de mayo el Club quipers, "una red de ayuda solidaria y voluntaria en la que participan personas de siete a 99 años", explica la presidenta, Lourdes Arqués. La particularidad de este club, que cuenta con socios en toda España, es que sus miembros no pagan cuotas, ni siquiera están obligados a colaborar cada vez que se pide su ayuda. El modo de funcionamiento es sencillo: cada voluntario recibe información sobre las necesidades puntuales de la organización y, si puede colaborar, lo comunica. Hay total libertad. "Si organizamos una salida con personas con discapacidad, de nueve de la mañana a tres de la tarde, enviamos un correo electrónico para solicitar voluntarios que acompañen al grupo. O pedimos colaboración para fabricar maracas, pompones o dados grandes", detalla Arqués.

Las manualidades son una de las actividades preferidas, ya que en ellas se implica a toda la familia y, en especial, a los miembros más jóvenes. Los niños pueden aprovechar sus habilidades o enseñar a otras personas las técnicas que aprenden en el colegio. "Nos interesa mucho que los niños y niñas participen porque es una manera de que se sientan útiles y sepan que se pueden hacer cosas por los demás. Están construyendo su futuro y una formación solidaria nos parece importante", subraya Arqués. En este sentido, cuando la asociación organiza campañas de recogida de comida para países del Tercer Mundo, solicita también la ayuda de los pequeños para que ejerzan de intermediarios con las empresas colaboradoras.

La ONG Amigos de los Mayores también reclama la ayuda de este tipo de voluntariado. En su caso, con la llegada del verano, recluta conductores "para hacer las rutas de recogida y retorno" de las personas mayores que participan en el programa de vacaciones de verano. Para las actividades que se organizan durante el resto del año, eso sí, considera importante mantener un compromiso a largo plazo para asegurar el desarrollo de los servicios, aunque hay programas de acompañamiento para realizar gestiones puntuales, como tertulias de tarde cada 15 días o visitas al médico, al banco y tareas administrativas. "A través de estos contactos regulares, podemos ir haciendo un ligero seguimiento de las personas mayores, estar pendientes de su deterioramiento y prevenir al máximo situaciones límite", reconoce la delegación catalana.

Otras actividades se pueden realizar desde el propio domicilio. Por ejemplo, el Instituto para la Calidad de las ONG busca personas voluntarias para traducir al francés y al alemán la Norma "ONG con calidad". Las personas interesadas pueden escribir un correo electrónico a la siguiente dirección: acobe@acobe.org.

Voluntariado con animales

Es otra opción. El voluntariado con animales, especialmente perros y gatos, es una manera sencilla de colaborar. Se puede participar en el cuidado, limpieza o paseo de los animales, además de jugar con ellos o darles la comida. En el caso de la Societat Protectora d’Animals de Mataró (SPAM), los voluntarios deben realizar un curso de tres horas para adquirir las nociones básicas que permitan realizar estas tareas con éxito. «El objetivo es que la SPAM cuente con voluntarios comprometidos y que dispongan de los conocimientos imprescindibles para pasear perros o cuidar gatos». Así, en estos cursos se enseña a mantener las distancias de seguridad entre perros, saber cómo reaccionar delante de una pelea o disminuir el estrés de los animales. Además, la entidad estudia la puesta en marcha de un servicio de visitas mensuales en grupo, en el que participarían quienes desean ayudar de forma esporádica.

Se puede participar en el cuidado, limpieza o paseo de los animales, además de jugar con ellos o darles la comida

La normativa del centro establece que pueden ser voluntarias las personas que respeten las normas. Éstas marcan, entre otras cosas, la prohibición de coger perros sin permiso, pasear con estos durante más de 30 minutos o acceder al refugio con canes de los propios voluntarios. Además, el centro limita la admisión a las instalaciones para garantizar un funcionamiento correcto y ofrece la posibilidad de acoger en casa un perro o gato de manera temporal. En este caso, se trata de animales convalecientes de una operación, animales enfermos que requieren vigilancia y medicación continua o cachorros encontrados en la calle.

La Fundación Altarriba también cuenta con apoyo en varias ciudades, una colaboración que considera fundamental para atender a los cientos de animales que tiene a su cuidado. La colaboración de los voluntarios se acepta en refugios o colonias controladas, acogida temporal -en función de la disponibilidad del voluntario y del animal- y como paseantes de perros cuyos dueños no pueden sacarles a la calle de forma temporal. En otros casos, la ayuda va más allá. Además de colaborar en el cuidado de los perros, los voluntarios de la APAP-Alcalá pueden ayudar en el mantenimiento de la instalación eléctrica, la gestión de tareas administrativas o publicitarias, traslado de animales a clínicas veterinarias o acogida en casa: «Toda ayuda en el albergue es necesaria».

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones