Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías > Hardware

El regreso de los clónicos

La demanda de los dispositivos clónicos aumenta debido a la crisis económica actual

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 3 junio de 2009

A mediados de los años 90, la mayoría de los
usuarios domésticos tenían en sus casas ordenadores conocidos como “clónicos”.
Estos equipos se montaban en talleres locales o en distribuidores
independientes, los cuales incluían su logotipo en la carcasa
de los ordenadores. Con características,
componentes y rendimientos similares a los de los equipos realizados
por fabricantes reconocidos, estos aparatos se impusieron por su buena relación de calidad/precio.
Según la consultora Deloitte, en el último año y con un escenario de reducción
de costes, la compra de clónicos vuelve
a ser una tendencia al alza.

Favorecidos por la crisis

/imgs/2009/05/whitemark1.jpg

Todos hemos tenido alguna vez entre las manos un dispositivo clónico, aunque no fuéramos conscientes de ello. Tanto teléfonos como ordenadores portátiles o videoconsolas tienen componentes que han sido elaborados en serie por empresas externas al fabricante principal. Desde procesadores hasta placas de microcircuitos pasando por las carcasas se han encargado a factorías especializadas. En el sector de la tecnología, además, hay productos totalmente creados a partir de piezas ensambladas que representan un volumen importante de ventas, de tal suerte que sus lanzamientos forman parte de los más vendidos en determinados nichos del mercado.

En sectores como la telefonía, los terminales clónicos están ganando terreno

Desde móviles hasta ordenadores, pasando por ratones,
monitores, lectores de CD y DVD, reproductores de MP3 o grabadores de
televisión; tanto el hardware informático como la
imagen y el sonido se nutren de aparatos alternativos a los de los grandes fabricantes que
permiten al usuario poder comprar un reproductor de canciones
asequible aunque no sea un iPod, o adquirir un portátil eficaz
en el trabajo aunque no sea un Sony Vaio, por citar ejemplos
extremos.

Un sector creciente

Los clónicos ya estuvieron de moda en los años 90
del pasado siglo, con el boom de Internet, sobre todo en
entornos corporativos y en el sector de los ordenadores de sobremesa,
que ya de por sí suponen un conjunto de periféricos
interconectados. Así, los llamados “clónicos”
consistían en una carcasa con un conjunto de tarjetas, placas,
ventiladores y complementos ensamblados en la torre del ordenador
propiamente dicho. También se ofrecían televisores y
teclados, todo ello montado de manera artesanal en talleres locales.

La solución a la crisis pasa por dejar de mirar el diseño y la exclusividad y retornar al campo de los “clónicos”

Ahora la situación de crisis no permite adquirir a precios
elevados equipos informáticos, pero nadie puede
prescindir de ellos, y menos las empresas. En un entorno digital
consolidado, los ordenadores y los móviles son imprescindibles
para trabajar. Así, la solución se encuentra en dejar
de mirar el diseño y la exclusividad y retornar a este campo que tan buenos resultados dio antaño.

Normalmente, este tipo de productos tienen un precio más
bajo debido a que el fabricante se ahorra los costes asociados a la
puesta en el mercado del producto, que corre por cuenta del
distribuidor. Como este último suele tener el canal de
distribución ya diseñado, no le resulta costoso hacer
llegar el producto al punto de venta y por tanto puede ponerlo a
precios competitivos con los grandes del sector y con una calidad
equiparable.

El problema de la reposición de piezas

Entre esta nueva hornada de clónicos no todos los aparatos tienen la misma calidad, ya
que depende de los requerimientos impuestos por los distribuidores de
tecnología, que determinan los diferentes acabados y los
componentes, así como las diferentes calidades de los
materiales empleados en su construcción.

El único “pero” que se les puede encontrar a estos aparatos respecto a los de los grandes fabricantes tradicionales es el servicio posventa

El único “pero” que se les puede
encontrar a estos aparatos respecto a los de los grandes fabricantes tradicionales es el servicio posventa. Aunque la mayoría
suelen tenerlo, la reposición de piezas averiadas queda en función de que el distribuidor cambie o no de fabricante.
Si cambia, puede resultar difícil encontrar determinadas
piezas. En los fabricantes tradicionales, en cambio, los canales de reposición
de piezas son más sólidos, al tener un ámbito
global en lugar del local de los clónicos.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 3]
  • Ir a la página siguiente: Made in China »

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones