Soportes para portátiles

Estos periféricos sirven para trabajar con mayor comodidad en un portátil durante horas
Por Benyi Arregocés Carrere 10 de diciembre de 2009
Img suport portada
Imagen: Griffin

Los ordenadores portátiles son cómodos, se pueden utilizar mientras se ve la televisión o trasladar con facilidad. Resultan más versátiles que los equipos fijos, pero tienen un inconveniente: no son el dispositivo idóneo para trabajar en una mesa convencional durante varias horas, sobre todo, por razones ergonómicas. Los soportes para portátiles son el periférico que puede cambiar esta situación, al poner la pantalla a la altura necesaria para no someter la columna a tensiones lesivas.

El dolor de espalda o de cuello es habitual entre quienes trabajan muchas horas con un ordenador portátil. Sin embargo, en numerosas ocasiones podemos corregir la postura y adquirir el equipo que más se adecúe a nuestra fisionomía con el fin de reducir ese dolor. Con los equipos de sobremesa, se recomienda situar la parte superior del monitor a la altura de los ojos. De esa manera, se puede mantener la espalda recta y no incurrir en ninguna mala postura. Esto se puede realizar sin problema porque el teclado se une mediante un cable a la torre, pero en los portátiles no ocurre lo mismo. Si se sube la pantalla, el teclado sigue el mismo camino.

Todos los portátiles disponen de una salida para conectarse con otra pantalla

Ante la imposibilidad física de separar la pantalla del teclado, se puede optar por elevar el portátil y conectar un teclado a una entrada USB. Se debe utilizar algún elemento que suba la pantalla pero no tapone las salidas de ventilación, un factor fundamental para que el ordenador no se sobrecaliente y se estropee.

Otra solución doméstica consiste en recurrir a un monitor extra y a otro teclado. Todos los portátiles disponen de la salida apropiada para conectarse con otra pantalla. De esta forma, se puede trabajar con dos escritorios o anular el del portátil para centrarse en el de la pantalla nueva. El ordenador portátil se utiliza, en este caso, como si fuera una torre convencional.

Elevadores

La opción más segura y cómoda consiste en decantarse por un soporte específico para portátiles; un periférico ideado para este cometido y que no tapona las salidas de ventilación. Basta complementarlo con un teclado y un ratón conectados de forma directa al equipo. Asi se consigue una postura ergonómica correcta ante el ordenador, sin riesgo de que éste se caliente.

Muchos elevadores suben la base del portátil y pueden modificar su inclinación

Muchos de estos aparatos no sólo elevan la base del portátil, sino que también pueden modificar su inclinación. Varias marcas fabrican soportes para portátiles, muy similares entre sí pero que se diferencian en el diseño. Lapworksdispone de varios modelos, algunos muy flexibles y que se pliegan para transportarlos junto con el portátil en un maletín. Kensington cuenta con su propio atril, denominado Easy Riser.

Griffin comercializa el Elevator, compatible también con los Macbook de Apple. Rain Design cuenta con varias referencias, como el Mstand, diseñado en especial para los Macbook, aunque sirve para todos los portátiles que coincidan con las medidas de fondo de estos ordenadores. Balmuda también se centra en los modelos de Apple con un aparato denominado Lift, que gira entre 10 y 35 grados.

Facilitan las conexiones del equipo

Los modelos más sofisticados se acoplan al ordenador a través de un enlace específico y actúan como extensores de las conexiones del equipo, ya sean de electricidad, USB, vídeo, audio, red o lectores de tarjetas. Incluso, en ciertos casos, aumentan el número de conexiones.

Con estos soportes, la experiencia con el portátil se asemeja más a la del PC fijo cuando se trabaja sentado en una mesa. Muchos fabricantes, como Dell, Sony, HP o Lenovo, emplean conectores propios, no estándar, que limitan las alternativas pero aseguran el funcionamiento correcto de todos los puertos. Otras marcas, como Kensington, se centran en las conexiones más fáciles de extender, como los USB. Esta empresa dispone de un modeloque actúa como concentrador de USB y proporciona cuatro puertos más.

Otros soportes para portátiles extienden las conexiones pero no elevan demasiado la pantalla, es decir, se centran en la comodidad y en el ahorro de tiempo en el proceso de conexión de todos los periféricos cuando se vuelve a trabajar en un determinado lugar, puesto que todo está ya conectado al soporte, que también tiene alimentación eléctrica.

Después, basta con encajar el ordenador al soporte para que los elementos funcionen. Esto puede ser útil si se emplean varios periféricos grandes, del estilo de monitores, escáneres o impresoras. Un ejemplo lo constituyen los modelos deBookendz para los MacBook de Apple. Los fabricantes citados también cuentan con sus versiones para este tipo de soportes.

Contra los vicios posturales

Si se carece de soporte, se puede recurrir a otras herramientas que ayudan contra los vicios posturales que se adoptan al trabajar durante horas con portátiles y contribuyen a paliar los dolores y diversas lesiones. Aplicaciones como Workrave, se programan para recordar y casi exigir al usuario que realice descansos tras unos lapsos determinados de tiempo.

Si el usuario no descansa, llegan a bloquear el PC para obligarle a detenerse. Recuerdan la necesidad de levantarse cada cierto tiempo durante unos minutos, andar y cambiar de postura al volver a la silla. Con esto, también se consigue que los ojos descansen, ya que se resecan al contemplar durante horas la pantalla.