Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías > Internet y telecomunicaciones

Cibercafés

De los 8 millones de internautas españoles, el 20% se conecta desde un cibercafé

Dos de cada diez españoles se conecta a Internet a través de alguno de los más de 3.000 cibercafés que se extienden por todo el país sin una regulación específica. No son cafeterías ni salas recreativas; desde hace unos años la gran mayoría se han concentrado en ofrecer servicios relacionados con las nuevas tecnologías como escanear, aprender a través de videoconferencias y acceder a juegos en red. Esta opción ha sido determinante para que el Ministerio de Interior, a través de la Comisión Nacional de Juego, haya propuesto incluir a los cibercafés y ordenadores de uso público en el nuevo Reglamento de Máquinas de Juego y Salones. La consecuencia inmediata ha sido el cierre de numerosos cibercafés al ser equiparados a salones ilegales de juego. Con la intención de evitar la clausura de más locales, la Asociación Nacional de Cibercafés demanda “la creación de una ley justa en la que participen todos los afectados”.

Adolescentes, estudiantes e inmigrantes, los más afectados

“Difícilmente España podrá abandonar el puesto colista que ocupa respecto a número de internautas en el mundo (el número 26 según un estudio realizado por la Universidad de Harvard, después de Italia y seguido de países como Brasil y Lituania) con la aprobación de leyes como la que el Ministerio de Interior ha propuesto para regular los cibercafés”, explica Eduardo Bazaco, representante de los cibernautas españoles. Un borrador en el que se controla la actividad de estos centros con las mismas normas que regulan los salones de juego ilegales, donde se realizan apuestas.

Casi el 20% de los internautas españoles utiliza de manera habitual este canal para conectarse a La Red. Los principales afectados por esta normativa, además de los propios dueños de los cibercafés, son adolescentes y estudiantes entre 14 y 26 años, turistas y, cada vez más, inmigrantes.

El funcionamiento y la apertura de cibercafés está sujeta a la normativa de cada ayuntamiento. El vacío legal existente hacia estos locales ha contribuido, y aún lo hace, a que usuarios y afectados reclamen una ley que defienda sus derechos. El único intento por parte de la administración de controlar este tipo de locales tuvo lugar hace dos años con efectos negativos sobre los cibercafés.

La inminente promulgación de esta normativa en los año 2001 y 2002 motivó que los responsables de los más de 2.500 cibercafés existentes en España se organizaran para defenderse ante lo que consideraban una “ley injusta y desmedida”.

Así nació la Asociación Nacional de cibercafés, con el objetivo de promover una normativa legal sobre este sector y la intención de conseguir que la mayor parte de los establecimientos se pudieran adherir a esa ley. Por el momento, cuenta con el apoyo de las asociaciones regionales de Aragón, Canarias, Andalucía y País Vasco.

Por su parte, la Asociación de Usuarios de Internet (AUI), perfecta conocedora de este borrador de ley, asegura que la regulación que la administración ha pretendido llevar a cabo hasta este momento “imponía condiciones técnicas imposibles de cumplir”. “Este nuevo reglamento puede dejar fuera de la ley no sólo a los cibercafés, sino también a las salas puestas a disposición de los usuarios por ayuntamientos a bibliotecas, universidades y cualquier sala pública que ofrezca a sus usuarios accesos a Internet”, advierten desde la AUI.

La redacción del reglamento recoge que “para que un ordenador no sea considerado una máquina de juego debe tener totalmente bloqueado el acceso a todo tipo de juego en red o por ordenador, con o sin realización de apuesta”.

Ante esta medida, la Asociación de Usuarios de Internet ha manifestado que si este bloqueo fuese posible, obligaría a bloquear a su vez el acceso a todos los principales portales de Internet españoles y extranjeros, porque todos tienen algún juego (sin apuestas) entre sus servicios. “Por otro lado, todo ordenador que utiliza el sistema Windows lleva incluidos por defecto varios juegos, es decir este bloqueo no es posible”, confirma.

Por lo tanto, todos los PCs colocados en lugares públicos serían considerados por la ley como máquinas de juegos ilegales. La primera consecuencia de ello ha sido el cierre automático de la mayoría de cibercafés en la comunidad riojana, tras la aplicación de esta norma.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones