Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías > Internet y telecomunicaciones

Reclamaciones digitales

La tecnología cotidiana nos arrastra a comprar aparatos y contratar servicios que no siempre funcionan como deberían: hay que estar listos para reclamar

Img reclamap

Las casas
están llenas de dispositivos electrónicos que son una
fuente de conflictos. Por un lado, los reproductores MP3 o teléfonos
móviles se han convertido en la nueva bisutería;
complementos con precios moderados y una vida útil de un par
de años. Muchas veces resulta más caro repararlos que
sustituirlos por uno nuevo. Por otro lado, otros aparatos tienen
precios muy altos, como los ordenadores personales. En ambos casos
conviene tener claros los términos de las garantías en
el caso de que algo falle.

El imprescindible PC

La sabiduría popular dice que los ordenadores de marca son más caros, pero tienen más garantías; esto no es necesariamente así

El
ordenador personal, de sobremesa o portátil, es el equipaje
imprescindible para entrar en el mundo digital. Es un desembolso
importante, así que al comprador primerizo le asaltan las
dudas: ¿un ordenador de marca conocida o uno ‘clónico’
ensamblado en la tienda de la esquina?

La
sabiduría popular dice que los ordenadores de marca son más
caros, pero tienen más garantías. Esto no es
necesariamente así. La diferencia, en este caso, está
en el servicio ofrecido por algunas de las marcas más
conocidas.

Según
la nueva ley de Garantías de Bienes de Consumo, que entró
en Vigor en septiembre de 2003, los bienes duraderos vendidos en
España deben disponer de una garantía de dos años,
o de seis meses si son de segunda mano. Recientemente la Comunidad de
Madrid expedientó
al fabricante de ordenadores Dell
por ofrecer
garantías de menor duración y cobrar por las
ampliaciones del plazo.

Además,
cualquiera de los que intervienen en la venta, desde la tienda hasta
el fabricante, tienen obligación de hacerse cargo de la
tramitación de las reparaciones y sustituciones.


Los bienes duraderos vendidos en España deben disponer de una garantía de dos años, o de seis meses si son de segunda mano

También
es cierto que los grandes fabricantes como HP o Dell ofrecen
garantías de reparación in situ (es decir, que el
técnico viene a casa a reparar el ordenador), líneas
telefónicas de servicio técnico y actualizaciones a
través de sus páginas web. Estos servicios justifican
el sobreprecio para las empresas y los usuarios con menos experiencia
en solucionar problemas con su PC.

Eso sí,
los fabricantes de ordenadores de marca suelen ser poco tolerantes
con las modificaciones que realizan los propios compradores, como
ampliar la memoria o cambiar una tarjeta de vídeo. Lo habitual
es que haya una gama de marcas de componentes probados y servicios
autorizados, y si se instala un componente distinto, o por un
técnico no autorizado, el fabricante puede dejar de hacerse
responsable.

El sello de los clónicos

Algo
parecido a la política de los ensambladores de ordenadores
clónicos. Con frecuencia incluyen un sello adhesivo que se
rompe al intentar abrir la caja, y que supuestamente invalida la
garantía. Esto ha dado lugar a protestas por parte de los
compradores, que insisten en que deben poder abrir la caja para
comprobar que los componentes son los adquiridos y no otros, o para
realizar ampliaciones.

Cada componente del ordenador, como el lector de DVD, memoria RAM, procesador o tarjeta gráfica, tiene su propio número de serie y está garantizado por el fabricante

Con el
precinto roto, el vendedor puede lavarse las manos en lo que respecta
al ensamblaje de la máquina, ya que lo ha manipulado un
tercero. Aún así, las piezas siguen teniendo garantía.
Cada componente del ordenador, como el lector de DVD, memoria RAM,
procesador, tarjeta gráfica, etc, tiene su propio número
de serie y está garantizado por el fabricante. Si hay una
pieza defectuosa, el vendedor del ordenador debe repararlo,
sustituirlo o devolver el importe.

Para
verificar los componentes, el comprador siempre puede exigir que se
los enseñen antes de cerrar la caja y llevarse el ordenador a
casa.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones