Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías

Las estafas “online” relacionadas con la venta de coches siguen provocando disgustos

Los delincuentes ofrecen automóviles de gama alta con precios muy bajos y solicitan un pago por adelantado

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 7 agosto de 2008
Hace ahora unos dos años que se detectaron en España las primeras estafas "online" de "phishing-car", un fraude con el que los delincuentes consiguen dinero de forma fácil y rápida a través de la supuesta venta de un vehículo. Las ofertas, que suelen ser de automóviles de gama alta con precios muy bajos, siguen provocando disgustos a los usuarios menos precavidos, según alerta la Asociación de Internautas (AI).

La estafa consiste en que los delincuentes contactan con personas que venden su coche usado en portales auténticos. Se hacen los desconfiados y, con la excusa de comprobar que el vehículo es legal, piden información al propietario, quien les envía documentación del coche (los datos del seguro, matriculación, titularidad, etc.) y una fotocopia del DNI para demostrar que es realmente el propietario. Una vez conseguida la información, descargan la imagen del automóvil e insertan -a veces incluso en la misma web- un anuncio basado en ese coche pero con un precio mucho más bajo y los datos de contacto (teléfono y correo electrónico) del estafador. No obstante, en el anuncio figura el nombre del verdadero propietario, quien se convierte en el primer estafado.

El segundo estafado es el internauta que "compra" el coche. Así, tras ver el anuncio, contacta con el falso vendedor, que le envía los papeles obtenidos del dueño real. Para que termine de creerse la oferta, le propone realizar la transacción a través de un intermediario, una empresa de vehículos. Se supone que esta firma, que luego resultará ser falsa, le entrega el coche en el domicilio cuando realice el primer ingreso. Una vez decidida la compra, la empresa intermediaria pide el abono de una señal a través de una agencia de envío de dinero como Western Union o Money Gram, que son compañías legales. "El problema es que, cuando los envíos son menores de 3.000 euros, el destinatario puede retirar el dinero sin dejar rastro", explica Ofelia Tejerina, defensora del internauta de la AI.

El coche nunca llega a manos del comprador. Los "ciberdelincuentes" modifican o eliminan la web de la empresa de vehículos que hace de intermediaria y cambian o reutilizan en otro portal el anuncio para intentar un nuevo engaño y conseguir más dinero. Tejerina aconseja denunciar tanto la suplantación de la identidad del verdadero propietario del vehículo como el posible pago a los delincuentes de ese primer ingreso.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones