Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Ideas y consejos

Preparar un viaje largo por carretera

Informarse sobre el estado de las carreteras y descansar antes de la salida son las claves para evitar imprevistos

Preparar el equipaje, poner a punto el vehículo, planificar el trayecto y no olvidar las pastillas contra el mareo son tareas obligatorias antes de emprender un viaje. Sin embargo, todos los planes pueden irse al traste si antes de partir no nos informamos del estado de las carreteras y nos encontramos con las temidas caravanas. Descansar antes de enfrentarse a un viaje largo y conocer con antelación la posibilidad de lluvias o la intensidad del sol, son también factores que ayudan a mejorar las condiciones de circulación y encontrar soluciones de antemano a cualquier imprevisto. Un último consejo: una vez que hemos llegado a nuestro destino, las normas de seguridad, entre las que destaca el uso del cinturón, no deben olvidarse ni siquiera en los trayectos más cortos.

Planificar el trayecto

Antes de cualquier salida, hay que pasar siempre por el taller para revisar el vehículo y ponerlo a punto, pero familiarizarse con el recorrido y conocer las alternativas del mismo, también ayuda a evitar sorpresas.

Lo primero es elegir el destino, decidir sobre un mapa de carreteras el camino que mejor se adapte a nuestras necesidades y comprobar que la vía está en buenas condicionesLo primero es elegir el destino, decidir sobre un mapa de carreteras el camino que mejor se adapte a nuestras necesidades y comprobar que la vía está en buenas condiciones. Para ello, la Dirección General de Tráfico (DGT) pone a disposición de los conductores el teléfono de información gratuito 900 123 505, en el que se ofrecen los detalles sobre el estado de circulación de las carreteras que se vayan a utilizar, así como otros posibles itinerarios para evitar las retenciones. Desde la Asociación Española de la Carretera, la directora técnica de Seguridad Vial, Elena de la Peña, recomienda “evitar siempre las rutas más congestionadas y aquellas en las que se producen más accidentes, que pueden coincidir a veces con las, a priori, más rápidas para llegar a nuestro destino”.

Una vez escogida la carretera, y sobre todo si el recorrido es muy largo, lo podemos dividir en varias etapas o paradas de descanso y prever lo que necesitaremos en cada una de ellas, como la cantidad de combustible, de acuerdo a la distancia que tengamos que recorrer, gafas de sol o bebidas frescas con temperaturas elevadas, o abrigos, en el caso de que atravesemos zonas menos cálidas.

En cuanto a las fechas, iniciar el viaje en un día de diario y que no coincida con principios o finales de mes es un punto a favor para evitar caravanas y densidad de tráfico, aunque si lo que se quiere es aprovechar los días libres al máximo y disfrutar de las vacaciones desde el primer minuto, un buen consejo es armarse de paciencia y no estar pendiente del reloj. Lo importante es llegar al destino, no hacerlo en un tiempo récord. “Hay que olvidarse del reloj, pensar que estamos de vacaciones, que tenemos que disfrutar y ser conscientes de que los atascos son una posibilidad que ofrece la carretera”, afirma De la Peña.

Por su parte, quien vaya a afrontar varias horas de conducción al volante, deberá estar descansado, dormir lo suficiente la noche anterior e iniciar el trayecto a primera hora del día. No obstante, si se tuviera que viajar por la tarde, hay que evitar las comidas copiosas, ya que producen digestiones pesadas y somnolencia, y no consumir nada de alcohol, puesto que reduce el campo visual, disminuye los reflejos y produce agresividad, entre otros efectos. Desde la DGT aconsejan evitar conducir de noche porque la conducción nocturna produce fatiga y somnolencia, a pesar de que hay conductores que lo prefieren por la inexistencia de caravanas y la tranquilidad que da viajar en silencio, sobre todo si el viaje se realiza con niños, que se suelen quedar dormidos.

Además, hay que vestirse con ropa y calzado cómodos, tener a mano los objetos personales que se pudieran necesitar durante el trayecto, si se utilizan gafas graduadas llevar un par de repuesto y hacer una parada cada dos horas, para estirar las piernas y airearse.

De esta manera, se llegará al destino deseado en buenas condiciones y a tiempo de disfrutar lo que resta de vacaciones, aunque también allí se deberán extremar las precauciones y mantener las medidas de seguridad en los trayectos cortos, ya que es precisamente en estos donde el conductor se relaja y olvida las normas, “sobre todo, el uso del cinturón”, confirma De la Peña.

Paginación dentro de este contenido


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones