Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Ideas y consejos

Rutas para vivir el Carnaval

Casi todas las provincias españolas cuentan con una fiesta llena de peculiaridades donde la norma obligatoria es divertirse

El Carnaval es probablemente la fiesta que, junto a la llegada del nuevo año, más se celebra en la mayoría de las ciudades del mundo. El denominador común es la diversión trasladada a la calle, que en carnavales se acompaña de un elemento imprescindible: la máscara o disfraz. Con ella o sin ella, esta época de Carnaval -que apenas dura un par de semanas- se ha convertido en una oportunidad para hacer turismo y conocer de cerca las costumbres y las celebraciones ligadas a esta fiesta. Los destinos más famosos son, sin duda, Brasil o Venecia, pero también se puede disfrutar del Carnaval sin necesidad de disponer de un presupuesto elevado.

Si nos ceñimos a España, Cádiz y Canarias son dos citas obligadas para sumergirse en el ambiente carnavalero. En la ciudad andaluza, quienes llevan el protagonismo del Carnaval son las agrupaciones (chirigotas, coros, comparsas y cuartetos) que compiten en un concurso oficial que se desarrollan en el Teatro Falla. Las entradas para acudir a este espectáculo suelen estar bastante solicitadas, pero una buena alternativa es ver la final -el viernes 16 de febrero por televisión- en cualquiera de los locales de la ciudad. Este acto es el preludio del gran día: el sábado de Carnaval. La condición indispensable es salir a la calle disfrazado y contagiarse del ambiente del Barrio de la Viña, como principal referencia. Para el visitante, Cádiz cuenta con una buena oferta de hoteles y hostales, dependiendo del precio. También es importante recordar que el aeropuerto más cercano es Jerez, a 30 kilómetros, aunque el tren es otra opción ya que, además, RENFE realiza un refuerzo de los trayectos de media distancia, con motivo del Carnaval. Así, se añadirán 12.500 plazas repartidas en seis trenes especiales y catorce habituales, que aumentan su capacidad.

Ritmo latino

El archipiélago canario es otra de las convocatorias carnavalescas por excelencia. Todas las islas tienen muy enraizada esta fiesta y aunque durante todo el año es uno de los destinos turísticos más demandados -en 2006 batió su propio récord al recibir a 12,5 millones de turistas- el Carnaval cuenta con un ‘tirón’ importante. Quizás el de Tenerife, exceptuando el de Río de Janeiro, sea uno de los carnavales más vistosos del mundo. Si se ha optado por este destino no hay que perderse la Cabalgata que recorre las principales calles de Santa Cruz, aunque lo mejor es hacerse con un sitio en Las Ramblas para poder contemplar a la Reina del Carnaval y sus damas de honor, que cuentan con su propia carroza. Todo ello al son de un inconfundible ritmo latino. Gran Canaria y Lanzarote no tienen nada que envidiar a la isla mencionada anteriormente y ambas cuentan también con un gran poder de convocatoria.

Carnavales ancestrales

Pero el Carnaval no es exclusivo de Cádiz o de Canarias, ya que multitud de localidades celebran fiestas muy arraigadas a la cultura más ancestral. En Tarragona el protagonista es el Rei Carnestoltes que hace su aparición el viernes para dar paso a la cabalgata del sábado, llamada Rua y que es una de las más concurridas de Cataluña. El fuego es uno de los elementos imprescindibles del carnaval tarraconense que está presente en todos los espectáculos como el ball de diables o el drac.

En la localidad salmantina de Ciudad Rodrigo la fiesta se denomina Carnaval del toro ya que los encierros, las capeas y las corridas forman parte de esta peculiar cita donde se unen el mundo taurino y las máscaras. Otro de los Carnavales más divertidos se celebra en Águilas (Murcia) donde el gentío disfrazado se dedica a romper cascarones, cáscaras de huevo vacías, rellenas de confetti.

Para los amantes de las tradiciones, la propuesta pasa por Laza, al sur de Galicia. En esta localidad de Ourense comienzan a celebrar los Carnavales desde principios de año, pero es en estos días cuando llegan a su punto álgido con la llegada de visitantes procedentes de diferentes puntos de España. La máscara característica se denomina peliqueiro, y simboliza el poder. Aquellos que la portan no pueden hablar, pero su baile es constante durante la fiesta. Además de la peculiaridad de la fiesta, el disfrute gastronómico es otra buena excusa para visitar este pueblo gallego.

Compitiendo en folclore con Galicia, se encuentra el carnaval de Navarra. Muchas localidades de esta provincia cuentan con sus propios personajes a caballo entre lo místico y lo misterioso. Así, en Lantz se escenifica el juicio y la muerte del bandido Miel Otzin, representado por un muñeco, cuya quema es celebrada al son de la mutil dantza y el zortziko. El Carnaval se convierte, de este modo, en una excusa perfecta para hacer un turismo cultural y divertido en cualquiera de las comarcas españolas.

Ocho consejos para disfrutar del Carnaval

  • Disfrazarse. No hace falta realizar un gran desembolso porque cuatro detalles puestos con gracia pueden resultar el mejor disfraz.
  • No perderse los desfiles. En cualquiera de los destinos propuestos se realizan cabalgatas de Carnaval con carrozas espectaculares.
  • Calzado adecuado. Debe ser cómodo para caminar, saltar y, sobre todo, bailar.
  • Ropa de abrigo. Aunque el Carnaval sea cálido en Brasil, en España las temperaturas de febrero suelen ser bajas, sobre todo por la noche.
  • Atención al dinero. Como en toda fiesta multitudinaria, es aconsejable llevar el dinero justo guardándolo en un bolsillo interior o cerca del cuerpo, para evitar sustos desagradables
  • Los niños. La fiesta se desarrolla en la calle, así que hay que estar atento a los niños. Mejor si van con un disfraz llamativo, además de establecer con ellos un punto de encuentro en caso de pérdida.
  • No olvidar la cámara de fotos. Habrá disfraces sorprendentes para guardarlos en el recuerdo.
  • Integrarse en la fiesta. Una de las ventajas del Carnaval es que los foráneos participan igual que los lugareños en cualquiera de los espectáculos programados. No hay que desaprovechar la oportunidad de mezclarse en el ambiente más local.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones