Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Aprender a comer bien

Tipos de contenidos: Alimentación

Alimentación
Λ

Consejos dietéticos en caso de esofagitis

Para curar la esofagitis y reducir la irritación de la mucosa del esófago es clave hacer una correcta selección de alimentos

Imagen: michaeljung

La esofagitis es la inflamación de la mucosa que recubre el esófago, el conducto que conecta la boca con el estómago. La causa más común de su aparición es el ardor de estómago (o acidez estomacal), que provoca el reflujo del contenido del estómago (ácido) hacia el esófago. También hay otras circunstancias, como una cirugía, la existencia de una hernia de hiato, la ingesta de determinados medicamentos o los vómitos persistentes, que pueden originar o acentuar el malestar. En el siguiente artículo se explica qué es la esofagitis eosinofílica y se brindan consejos dietéticos para aliviar sus síntomas.

Cuando una persona consume un alimento, éste pasa de la boca al esófago y de ahí al estómago, donde tiene lugar su digestión. Para que el alimento pueda pasar del esófago al estómago existe una válvula llamada esfínter esofágico inferior que actúa como una puerta, abriéndose para que la comida pase. Una vez que el alimento ha pasado, la válvula se cierra de nuevo para impedir que los ácidos y enzimas del estómago pasen al esófago, es decir, para evitar el reflujo gastroesofágico.

Cuando una persona padece esofagitis tiene lugar una disminución de la presión del esfínter esofágico inferior, por lo que el jugo gástrico y las enzimas digestivas refluyen. Como consecuencia de este reflujo gastroesofágico puede aparecer pirosis o acidez, irritación de la mucosa del esófago y la inflamación de la misma (esofagitis).

Esofagitis eosinofílica

Alimentos como la calabaza o el calabacín ayudan a suavizar la mucosa y calmar la irritación y el dolor

La esofagitis eosinofílica es una inflamación del esófago como consecuencia de un aumento de los eosinófilos en el esófago por encima de lo normal. Los eosinófilos son una clase de glóbulos blancos de la sangre que forman parte del sistema de defensas del organismo. Este tipo de células especializadas ayudan a combatir ciertas infecciones y también incrementan su número en caso de alergias.

Los eosinófilos pueden causar inflamación cuando aumenta su concentración en áreas del organismo distintas a la sangre o al intestino, sus lugares naturales. Por ejemplo, en los cambios de estación pueden incrementarse los eosinófilos en la nariz en las personas hipersensibles. Esto también puede suceder en el esófago como consecuencia de una reacción alérgica del organismo a algún alimento. Para confirmar este diagnóstico, el médico deberá hacer las pruebas pertinentes de alergia alimentaria. Los alimentos más comunes en las reacciones alérgicas son la leche, los huevos, los pescados y mariscos y los frutos secos como cacahuetes y nueces.

Esofagitis: consejos dietéticos

La inflamación del esófago causa dolor y dificultad para tragar. El objetivo dietético es tratar de disminuir la acidez de las secreciones gástricas y seleccionar alimentos que suavicen la mucosa y calmen la irritación y el dolor. Los consejos pasan por:

  • Evitar las comidas abundantes y ricas en grasas saturadas y trans, sobre todo dos o tres horas antes de acostarse. La grasa requiere una digestión más lenta, por lo que los alimentos permanecen más tiempo en el estómago, lo que hace más probable el reflujo.
  • Reducir los alimentos que aumentan la secreción gástrica como son el café y las bebidas alcohólicas, incluidas las de baja graduación como el vino, la cerveza y la sidra.
  • Tomar alimentos ricos en mucílagos, un tipo de fibra que suaviza la mucosa, como la calabaza, el calabacín y la borraja.
  • Llevar un orden en los horarios de las comidas y no dejar pasar muchas horas entre comida y comida para que no sean muy abundantes y requieran de mucho tiempo de digestión en el estómago.
  • No tumbarse justo después de comer, ya que aumenta la posibilidad de reflujo. Conviene mantenerse en posición vertical, o recostado, y no realizar esfuerzos tras la comida.

Además, se aconseja elevar el cabezal de la cama unos 15 o 30 centímetros para evitar la aparición de reflujo mientras se duerme.

Ni descafeinado ni menta

Imagen: Peter Corbett

El café aumenta la producción de ácido en el estómago, por lo que se desaconseja en caso de gastritis y esofagitis. Este efecto se debe no solo a la cafeína, sino a otras sustancias que forman la esencia del café. Por ello, el descafeinado estaría también desaconsejado en estos casos, en los que se sugiere sustituir tanto el descafeinado como el té por achicoria, malta o por infusiones suaves como la salvia o la manzanilla, entre otras.

Las infusiones de menta piperita, de menta poleo (también lleva menta) u otras bebidas con extracto de esta planta tampoco son recomendables. La menta contiene sustancias que provocan la relajación del esfínter del esófago, lo que facilita el reflujo gástrico, algo que han de evitar quienes padecen esofagitis y también quienes tengan hernia de hiato.

Etiquetas:

estómago, esófago, reflujo


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto