Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Guía de los alimentos > Frutas y derivados

Tipos de contenidos: Alimentación

^

Cómo aprovechar las propiedades de la piña

Baja en calorías, rica en agua y fuente de fibra, la piña es una fruta muy interesante para incorporar a la dieta habitual

  • Autor: Por ISABEL MEGÍAS
  • Fecha de publicación: 26 de agosto de 2014

Las frutas, en general, son alimentos ricos en fibra, hidratos de carbono, vitaminas y minerales, mientras que su contenido en grasa y proteínas es bajo. La piña, en particular, es una fruta poco calórica, ya que aporta unas 100 Kcal por ración (es decir, cada 200 g) y, además, es muy rica en agua: 200 gramos de piña contienen unos 160 gramos de agua. Entre sus propiedades más notables destaca que es fuente de fibra dietética. Según las tablas de composición de alimentos del CESNID, una ración de piña posee hasta 3 gramos de fibra, algo muy interesante desde el punto de vista nutricional. A continuación se detalla por qué es importante el consumo de piña y cómo incorporar esta fruta a la dieta.

¿Por qué es interesante el consumo de piña?

La piña, al igual que la mayoría de las frutas, posee un contenido calórico moderado, de modo que puede ayudar a controlar el aporte de calorías en la dieta. Consumir fruta como último plato es una buena manera de rebajar las calorías de un menú, puesto que otros postres pueden incrementar de forma notable la ingesta calórica de la comida. Así, por ejemplo, un yogur cremoso tipo griego aporta 170 Kcal por ración, una porción de pastel de chocolate puede contribuir con 350 Kcal y un flan con nata puede añadir 250 Kcal. El aporte de calorías de las frutas es significativamente menor.

Imagen: CONSUMER EROSKI

Otro motivo por el que resulta interesante la ingesta de piña, y de otras frutas, es la fibra dietética. La fibra dietética posee múltiples efectos beneficiosos sobre el organismo; entre ellos, el de regular el tránsito intestinal y evitar por tanto el estreñimiento. La piña posee un mayor contenido en fibra que la sandía, el melón, la uva o la mandarina, aunque menor que la ciruela, frambuesa, granada, higos o kiwis. Una ración de piña puede aportar alrededor de 3 g de fibra. Las necesidades de fibra pueden variar a lo largo de la vida, pero, según entidades como el Food and Nutrition Board (FNB) del Institute of Medicine de EE.UU., la Academy of Nutrition and Dietetics o el National Cancer Institute, los individuos adultos sanos requieren de 25 a 38 gramos diarios de fibra dietética, lo que hace imprescindible el consumo de dos a tres raciones de fruta al día, dos raciones de hortalizas o verduras diarias y cereales integrales de manera habitual para cubrir estos requerimientos. Además, la fibra dietética contribuye a un buen control del apetito promoviendo la saciedad tras la ingesta dietética, hecho interesante en personas que siguen un régimen hipocalórico para perder peso.

También a la piña se le han atribuido ciertas propiedades diuréticas, pero no existen datos científicos que las corroboren. Se dice que una sustancia es diurética cuando es capaz de aumentar la secreción y eliminación de orina. Hasta el momento, no existe ningún estudio que haya demostrado que la piña sea un buen agente diurético, de modo que las personas que por algún motivo médico concreto necesiten aumentar su eliminación de orina deben emplear otros agentes (aconsejados por su médico) a tal efecto. Además, muchas veces se recomiendan, o más bien se "malrecomiendan", agentes diuréticos para perder peso, cuando no es necesario tomarlos por razones médicas. Un agente diurético favorecería la expulsión de líquidos del organismo, pero no la eliminación de grasa, que es lo que en realidad se quiere cuando se modifica una dieta para bajar peso.

Por último, cabe destacar que la piña y las frutas en general son una excelente fuente de vitaminas y minerales, lo que les confiere, entre otras cosas, capacidad antioxidante.

¿Cómo puedo incorporar la piña en mi dieta?

Existen múltiples preparaciones culinarias o recetas que pueden ayudar a aumentar el consumo de piña, aunque lo más recomendable es la ingesta de fruta natural para aprovechar mejor sus propiedades nutricionales.

Los siguientes son algunos ejemplos de recetas sencillas y deliciosas:

  • Brochetas de fruta: postre elaborado a base de daditos de fruta variada y piña. Se preparan brochetas con todos los tipos de fruta.
  • Carpaccio de piña: puede utilizarse como postre o como entrante. Se corta la piña muy finita y se sirve al natural. En caso de servirse como postre, puede calentarse la piña a la plancha o incluso endulzarla con algún edulcorante acalórico.
  • Piña con jamón: se sirve como entrante, y se presenta la piña a taquitos acompañada de tacos de jamón o a lonchas.
  • Brochetas de pollo y piña: puede prepararse un segundo plato en el que se acompañe el pollo con alguna fruta ácida, como la piña, para resaltar su sabor. Se forman las brochetas en crudo intercalando el pollo con la piña a tacos y se elaboran a la plancha.

Etiquetas:

fibra, fruta


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto