Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje > Albañilería y fontanería

Tipos de contenidos: Bricolaje

Concurso Relatos del buen Camino
Λ

Arreglar un grifo que gotea

Las pérdidas de agua por el caño se localizan, con frecuencia, en la junta de cierre

Imagen: Stephen Gibson

Con el paso del tiempo, las juntas de los grifos pierden eficacia. Esto se traduce en un goteo casi constante que se intenta controlar, en la mayoría de los casos, con el cierre hermético del grifo. Éste se cierra con fuerza y el goteo desaparece. Sin embargo, aunque práctica, esta medida es contraproducente. Al ajustar los grifos de esta manera, se oprime aún más la junta y, en consecuencia, se acelera su deterioro.

Cambiar la junta de cierre

Cuando un grifo gotea por el caño la avería se localiza, a menudo, en la junta de cierre, una pieza de goma con forma circular. La solución al goteo pasa por sustituir esta pieza. Para ello, se suelta el embellecedor, se accede al cartucho interior y se desenrosca con una llave fija. En la parte inferior, este cartucho dispone de una tuerca o tornillo que oprime la junta. Para reparar el grifo, es necesario soltar esta tuerca, sacar la junta y sustituirla por una nueva de las mismas características.

Hay que soltar el embellecedor y acceder al mecanismo interno

Previamente, hay que cerrar las llaves de paso de los grifos de agua caliente y fría para que no se produzcan pérdidas durante la reparación. Respecto al cartucho, en el caso de los grifos monoblock se accede a él tras desenroscar los embellecedores. En los mandos que disponen de un círculo azul o rojo en la parte inferior para indicar la salida de agua fría o caliente, respectivamente, el embellecedor está colocado a presión, por lo que no se desenrosca, sino que se debe tirar de él hacia afuera.

Por su parte, los grifos monomando cuentan con una pequeña muesca -generalmente en la parte superior, frontal o trasera- que indica el punto exacto por el que se abre el grifo para llegar al cartucho. Es habitual que esta mecanismo interno se fije al grifo con un tornillo.

Otras soluciones

Si tras cambiar la junta de cierre el grifo aún pierde agua, es posible que la avería se encuentre en el cuerpo. En concreto, el fallo suele localizarse en el aireador o en el rompechorros. Ambas piezas están enroscadas al caño y poseen orificios que pueden ensuciarse con la cal que transporta el agua.

Otra opción es asegurarse de que el grifo se encuentra perfectamente ajustado. Sobre todo en los grifos monomando, el tornillo de sujeción inferior puede aflojarse de manera progresiva cada vez que se manipula el aparato.




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto