Helechos: tipos, cuidados y cultivo

Los helechos son plantas muy decorativas que necesitan crecer en ambientes húmedos y se deben resguardar tanto del sol intenso como de la sombra total
Por EROSKI Consumer 16 de mayo de 2022
Cuidados del helecho
Imagen: ANTONI SHKRABA
Los helechos son una de las plantas más utilizadas en la decoración de una casa. No es extraño, ya que son muy vistosos, con hojas grandes y frondosas, y dan una sensación de frescor a cualquier ambiente. Sin embargo, no siempre tienen un cuidado sencillo, ya que precisan un ambiente húmedo con sombra, pero con luz indirecta y temperaturas cercanas a los 18º. Â¡No te desanimes! Para que tu helecho luzca en todo su esplendor, en este artículo se detalla cómo debes cultivar y cuidar un helecho, así como el modo de hacer frente a las plagas y enfermedades que le pueden atacar.

Características generales de los helechos

Los helechos son plantas que se utilizan mucho como plantas de interior. Sin embargo, si vives en una zona templada, también puedes plantarlos en exteriores.

Son plantas vivaces, originarias de zonas tropicales y ecuatoriales húmedas, así como de regiones con clima de tipo mediterráneo. Se trata de plantas perennes sin semilla, conocidas como pteridofitas, con hojas muy grandes (o frondes) que crecen del centro del tallo. 

🌿 Plantas sin flores ni semillas

¿Cómo se reproducen los helechos? Estas plantas sin flores ni semillas se reproducen por unas células reproductoras contenidas en unas estructuras llamadas esporangios, que son de color naranja y se forman en la parte de atrás (o envés) de la hoja. Las esporas caen al suelo y dan lugar a nuevas plantas, incluso a grandes distancias, ya que son muy ligeras.

Helechos
Imagen: Pezibear

Tipos de helechos

Hay numerosas variedades, y algunas de las más aptas para cultivar y cuidar en casa son las siguientes:

🌱 Lengua de ciervo 

Su nombre científico es Phyllintis scolopendrium, y se caracteriza por tener hojas lanceoladas, con los márgenes ondulados. 

🌱 El nido de ave 

El Asplenium nidos proviene de India y Australia. Tiene frondes enteros, ovado-lanceolados, que nacen juntos. Se cultiva en invernaderos climatizados.

No soporta los ambientes muy secos y es una especie idónea para tenerla como planta de interior.

🌱 El culantrillo 

El culantrillo o Adiantum capillus es uno de los helechos más delicados. Sus frondes son cortos, anchos y muy livianos.

Este helecho necesita un nivel alto de humedad, tanto en la tierra como en el ambiente. Además, es muy sensible a las corrientes de aire.

🌱 El blecno 

El Blechnum gibbum tiene hojas de aspecto recio, y necesita una maceta grande porque sus rizomas crecen de forma muy vigorosa.

No conviene vaporizarlo con agua, porque las hojas se pueden estropear. Para mejorar su grado de humedad, la opción más apropiada en este caso es colocar recipientes con agua alrededor de la planta.

🌱 Cuerno de alce 

El helecho Platycerium bifurcatum tiene frondes, anchos y muy divididos, como los cuernos de un alce.

Soporta bien la sequedad del aire, debido a la escamosidad grisácea que recubre sus frondes. Una curiosidad: nunca se deben limpiar sus hojas. 

Cómo cuidar los helechos

🌿 Cultivo

Los helechos crecen bien en un suelo húmedo y ligeramente ácido, que puede estar compuesto por una parte de tierra, una de arena y dos de turba. Además, es recomendable un mantillo de hojas y añadir microorganismos que imiten las condiciones del sustrato natural.

Un buen momento para cultivar un helecho es la primavera o el otoño.

🌿 Ubicación

Para su crecimiento óptimo, los helechos se deben resguardar tanto del sol intenso como de la sombra total. Necesitan luz indirecta por lo que es recomendable colocar la planta un poco alejada de una ventana. 

Este tipo de planta no soporta bien las corrientes de aire, por lo que debes evitar colocar helechos en zonas como recibidores o pasillos. En cambio, debido a su necesidad de humedad y calor, el baño suele ser un lugar perfecto para tener un helecho.

Img helecho art1
Imagen: liensal

🌿 Humedad

Para un buen cuidado del helecho es preciso que haya niveles altos de humedad en el aire y en el ambiente. Se pueden poner macetas dobles, humidificadores…

 ðŸŒ¿ Temperatura

Respecto a la temperatura idónea, esta debe oscilar entre 12 y 18°C.  No es conveniente que lo coloques cerca de aparatos de calefacción o aire acondicionado, pues resecan el ambiente.

Cómo regar y  abonar un  helecho

Es importante conocer cuál el riego adecuado para cada planta. En el caso del helecho:

  • Si es excesivo: el compost se satura, los frondes se vuelven marrones, caen y, en ocasiones, la planta muere.
  • Si es escaso: puede provocar su deshidratación. Para evitarlo es aconsejable vaporizar sus hojas dos veces al día, sobre todo, si el clima es cálido. 

No está de más añadir cada 15 días un abono específico para plantas verdes. Antes, debes diluirlo en el agua con el que vas a regar la planta.

Plagas y enfermedades que sufren los helechos

🐞 Cochinillas

Una de las plagas más habituales de los helechos son las cochinillas. Cuando estos pequeños insectos atacan a las plantas y excretan su melaza en las mismas, los frondes se deforman y se tornan pegajosos. 

🐞 Nematodo foliar

Otro enemigo del helecho es el nemátodo foliar (Helenchoides fragariae). En este caso, su acción dañina se reconoce por el color pardo rojizo de la base de los frondes. 

🐞 Bacterias y virus

Ciertas bacterias pueden causar, además, necrosis en las hojas jóvenes, mientras que otras (como el pythium) atacan las raíces de las plantas jóvenes. 

Algunos virus son responsables de graves deformaciones foliares. El impatiens necrotic spot tospovirus puede provocar manchas necróticas foliares en forma de anillos. 

Poda y trasplante del helecho

Los helechos son plantas resistentes, pero para evitar su deterioro o muerte, es preciso prestar cuidados y actuar en cuanto aparece un problema. Por ello, si hay frondes dañados, siempre hay que podar estas partes, con cuidado de no tocar las sanas.

¿Cuándo hay que cambiarlos de maceta? Depende de la especie, aunque si el ejemplar mide aproximadamente el doble que la maceta, ya debería encontrarse en otro recipiente. En un espacio reducido, las raíces podrían dañarse por lo que conviene trasplantarla a una maceta más grande. Aunque conviene hacerlo en primavera, se debe hacer cuando el ejemplar lo requiera.