Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje > Electricidad

Tipos de contenidos: Bricolaje

Consumo de leche y otros productos lácteos
^

Mantener el congelador libre de hielo

Es fundamental evitar que en las paredes interiores del congelador se formen capas de hielo y, si se han producido, quitarlas lo antes posible

Imagen: Taz

Las capas de hielo que se forman en el congelador y cubren sus paredes interiores generan varias consecuencias negativas. Estas afectan tanto a los alimentos que se conservan dentro, ya que no se alcanzan las temperaturas convenientes, como para el aparato, al que obligan a trabajar más de lo normal. En este artículo se detallan consejos para cuidar el congelador y los alimentos, cómo evitar que se forme hielo en el congelador y la importancia de descongelarlo de manera periódica.

Cuidar el congelador y los alimentos en su interior

Para conseguir un rendimiento óptimo del congelador, es fundamental que sus paredes interiores y la parte interior de la puerta se mantengan libres de hielo. ¿Por qué? Simple: las capas de hielo que se forman allí crean un efecto aislante que impide la correcta transmisión del frío producido por el frigorífico hacia su interior. Esto tiene varias consecuencias perjudiciales, tanto para los alimentos que se guarden dentro como para el propio aparato.

Por un lado, se debe tener en cuenta que la finalidad de congelar alimentos consiste en causar el cese de la actividad enzimática que existe en todos ellos, y así evitar su descomposición. La temperatura a la que esa actividad enzimática se detiene es -30ºC. Los congeladores, por lo general, se diseñan para trabajar en torno a -18ºC, temperatura a la cual esa actividad no se frena pero sí es muy lenta. Por ello, los alimentos no se pueden guardar de forma indefinida y tienen un lapso máximo (que por lo general se mide en meses).

Un congelador cuyas paredes interiores estén cubiertas de hielo no podrá alcanzar las temperaturas para las que fue diseñado

Un congelador cuyas paredes interiores estén cubiertas de hielo no podrá alcanzar las temperaturas para las que fue diseñado. Según el grosor de las capas de hielo, es posible que no pueda bajar de -5ºC, lo cual podría acarrear efectos negativos en el mantenimiento de diversos productos. Aunque para el tacto humano es muy difícil o imposible notar la diferencia a muy bajos registros térmicos, es fundamental prestar atención a este tema.

Por otra parte, como el congelador no alcanzará las temperaturas adecuadas para las que está programado, detectará esta carencia y obligará a su motor a trabajar más tiempo de lo normal. Los perjuicios de tal sobrecarga de trabajo son evidentes: mayor consumo eléctrico y reducción de la vida útil del electrodoméstico.

Cómo evitar que se forme hielo en el congelador

El hielo se forma debido a la humedad ambiental. Cuando en el congelador ingresa aire, la humedad presente en él entra en contacto con las paredes frías del interior del aparato. Se condensa y, como resultado, se transforma en hielo, que se acumula y crea una capa. Un ejemplo de ello se puede ver en los supermercados, donde a menudo los congeladores tienen las paredes cubiertas de gruesas capas de hielo, a causa de que la puerta permanece abierta mucho tiempo. Por tal motivo, conviene abrir la menor cantidad de veces posible la puerta del congelador y tratar de que el tiempo que la puerta esté abierta sea breve.

Es imprescindible que la goma de la puerta esté en perfecto estado y permita cerrar de manera hermética

Además, es imprescindible que la goma de la puerta esté en perfecto estado y permita cerrar de manera hermética. El menor resquicio que deje libre debido al desgaste hará que se filtre el aire y se formen capas de hielo, con el agravante de que uno de los lugares más afectados será la parte interior de la propia puerta. Esto último, poco después, también hará más difícil que se cierre bien, lo cual provocará que se filtre más aire, etc. Es decir, es un círculo vicioso. Por tal motivo, ante la más pequeña señal de que la goma se ha deteriorado, lo conveniente es cambiarla por una nueva.

Descongelar el aparato, tarea vital

Cuando las paredes del congelador están cubiertas de hielo, lo más aconsejable es descongelarlo lo antes posible. Eso no siempre se puede realizar de inmediato, porque puede que se guarden allí numerosos alimentos. En tal caso, lo mejor será al menos no almacenar productos nuevos: cuando se consuman los existentes, proceder a descongelarlo y luego volver a guardar alimentos nuevos.

En general, conviene descongelarlo al menos una vez al año, más allá de que no se haya producido durante ese lapso ninguna filtración excesiva de aire que haya derivado en gruesas capas de hielo. Un año es tiempo suficiente para formar -incluso en equipos modernos con sistema de descongelado automático- una capa de medio centímetro de espesor. Aunque no sea muy gruesa, eliminarla contribuirá a consumir menos y optimizar el rendimiento del electrodoméstico.


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto