Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje > Electricidad

Tipos de contenidos: Bricolaje

Navidad 2014
Λ

Normas de seguridad eléctrica en el cuarto de baño

Están prohibidos los enchufes, interruptores y aparatos de iluminación a menos de 2,25 metros de altura y a 1 metro de distancia de la bañera o ducha

El cuarto de baño puede convertirse en una de las estancias más peligrosas de la casa. A los resbalones y caídas motivadas por el agua, se unen los posibles cortocircuitos y descargas al tocar un aparato eléctrico, enchufe o interruptor con las manos húmedas. La normativa vigente establece los requisitos que se deben cumplir para evitar estos casos y marca cuáles son las zonas más seguras para realizar la instalación eléctrica.

Las zonas en las que se acumula humedad o vapor de agua implican un mayor riesgo de accidentes eléctricos. Para evitarlo, el Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión (REBT) establece el grado de protección, cableado, mecanismos y aparatos que se pueden utilizar en el cuarto de baño. En concreto, esta norma distingue dos volúmenes en las estancias con bañera o ducha:

  • Volumen de prohibición. Es la zona que rodea a la bañera o la ducha. Tiene tanta anchura como éstas y ocupa el plano vertical que va desde su base hasta una altura de 2,25 metros. En esta zona no se pueden instalar enchufes, interruptores o aparatos de iluminación.
  • Volumen de protección. Es el espacio que rodea a la zona de prohibición. Tiene una anchura de 1 metro y una altura de 2,25 metros. En él no se permiten interruptores, pero sí se pueden instalar tomas de corriente de seguridad o protegidas por diferenciales

No se deben acercar radios o radiadores a la zona de prohibición, ya que aumenta el riesgo de que el agua los salpique y se produzca un cortocircuito

En el resto del baño, considerado zona exterior, es recomendable que todos los enchufes tengan toma de tierra y que no se introduzcan electrodomésticos con partes metálicas, ya que pueden ocasionar un cortocircuito o producir una descarga si se tocan con las manos húmedas. Las bañeras y duchas metálicas también deben considerarse partes conductoras susceptibles de transferir tensiones, excepto si se las aísla de la estructura y de otras partes metálicas del edificio. Tampoco es buena idea acercar aparatos de radio o radiadores a la zona de prohibición, ya que aumenta el riesgo de que el agua los salpique y se produzca un cortocircuito.

En definitiva, están prohibidos los enchufes, interruptores y aparatos de iluminación que se encuentren a menos de 2,25 metros de altura desde la bañera o ducha y a menos de 1 metro alrededor de ambas (excepto los enchufes protegidos). Además, si el termo o calentador se encuentra en el baño, debe situarse también fuera del volumen de prohibición. Para delimitar cada zona, hay que tener en cuenta que el REBT no considera a los falsos techos y a las mamparas barreras, "a los efectos de la separación de volúmenes".

Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión

La finalidad es preservar la seguridad de las personas, así como el normal funcionamiento de las instalaciones

En vigor desde 2003, el objetivo del Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión es "establecer las condiciones técnicas y garantías que deben reunir las instalaciones eléctricas conectadas a una fuente de suministro en los límites de baja tensión". La finalidad es preservar la seguridad de las personas, así como el normal funcionamiento de las instalaciones.

Esta normativa afecta a los nuevos edificios construidos a partir de 2003, así como a las instalaciones que existían antes de su entrada en vigor, pero que se someten a ampliaciones, modificaciones o reparaciones de importancia, es decir, aquellas que afectan a más del 50% de la potencia instalada o a líneas completas de procesos productivos, con nuevos circuitos y cuadros. Por último, el REBT afecta a las instalaciones anteriores a 2003 cuyo estado impide el normal funcionamiento de otras instalaciones, "a juicio del órgano competente de la Comunidad Autónoma", o implica "un riesgo grave para las personas o los bienes".

En cuanto a las obras relacionadas con la instalación eléctrica, el Reglamento establece que deben ser realizadas "únicamente" por instaladores autorizados, aunque reconoce que el proyecto y dirección de obra pueden recaer en manos de técnicos titulados competentes para evitar que la manipulación de la instalación eléctrica derive en accidentes graves.




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto