Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje > Electricidad

Tipos de contenidos: Bricolaje

Haces compras por la Red?
Λ

Calcular la potencia eléctrica que necesita una casa

Deben tenerse en cuenta la superficie de la vivienda, los electrodomésticos que se utilizarán y el sistema de calefacción

Imagen: (Tres)

A la hora de contratar la potencia eléctrica de una vivienda hay que fijarse en varios factores. En primer lugar, se debe tener en cuenta el número de electrodomésticos que se utilizarán de manera simultánea. Además, la adquisición de un nuevo aparato o la instalación de radiadores eléctricos obliga en muchos casos a realizar modificaciones en el contrato.

La carga máxima por vivienda depende del grado de utilización que se desee alcanzar, por lo que se establecen dos grados de electrificación:

  • Electrificación básica, para cubrir la utilización de diversos aparatos eléctricos de uso común sin necesidad de obras posteriores de adecuación.

  • Electrificación elevada, para viviendas con superficies útiles superiores a 160 m2, que prevén una utilización de electrodomésticos mayor a la permitida por la electrificación básica o con sistemas de calefacción eléctrica y aire acondicionado.

Los propietarios de las viviendas son quienes deben fijar con la compañía suministradora la potencia que desean contratar. No obstante, la normativa vigente establece que, en nuevas construcciones, es el promotor, propietario o usuario del edificio quien fija la potencia de acuerdo con la empresa suministradora. Esta potencia no ha de ser inferior a 5.750 W (vatios) a 230 V (voltios) en cada vivienda. Posteriormente, los usuarios pueden modificarla según la utilización que hagan de la instalación eléctrica.

En las viviendas con grado de electrificación elevada, la potencia prevista no puede ser inferior a 9.200 W, aunque la potencia contratada debe corresponderse siempre con la capacidad máxima de la instalación.

Hacer el cálculo

La potencia que necesita una vivienda se puede calcular a partir del contador de la luz. Es sencillo. Se encienden de manera individual aquellos electrodomésticos que se utilizan con más frecuencia y se comprueba su consumo en el contador. La suma de todos ellos indicará la potencia mínima que se deberá contratar si se pretende utilizarlos de manera simultánea. De lo contrario, el ICP (Interruptor de Control de Potencia) saltará siempre que se pongan en marcha a la vez.

Cuando se cuenta con calefacción eléctrica y sistema de aire acondicionado, se requiere un mínimo de 9 kW

Si se prefiere, se pueden consultar los simuladores de algunas compañías eléctricas (como Endesa e Iberdrola), que calculan la potencia recomendada. Así, por ejemplo, se establece que para un uso normal de luz, frigorífico, calentador de agua, aspirador, plancha y lavadora, la potencia mínima recomendada sería de 4,6 kW (kilovatios). Si además se pretende utilizar lavavajillas, horno eléctrico, vitrocerámica, secadora y otros pequeños electrodomésticos, la potencia necesaria podría ascender hasta casi 7 kW.

En la actualidad, la mayoría de las viviendas tienen contratada una potencia mínima entre 2,5 y 5 kW, seguida de las familias que contratan de 5 a 10 kW. No obstante, con una potencia inferior de 2,2 Kw es posible disponer de luz y pequeños electrodomésticos. Por el contrario, cuando se cuenta con calefacción eléctrica y sistema de aire acondicionado, se requiere un mínimo cercano a los 9 kW.




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto