Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje > Jardín

Tipos de contenidos: Bricolaje

^

El iris, una planta con muchas variedades

En el mundo vegetal se pueden encontrar cerca de 200 especies de iris divididos en dos grandes grupos: iris de rizoma e iris de bulbo

Imagen: Wikipedia

El iris es una planta herbácea perenne que crece de rizomas rastreros o de bulbos. También conocida como lirio, esta planta de la familia de las iridáceas crece sin problemas tanto en zonas frías como en desiertos, en Europa, África o en América del Norte. El iris tiene largos tallos y erectos, y sus inflorescencias, con una o más flores de seis lóbulos simétricos, están dispuestas en forma de abanico. Hay iris de color violeta, amarillo, blanco, naranja o rosa.

Características y cuidados

El iris es una planta herbácea perenne, con una extensa variedad de especies que crecen en las regiones templadas del hemisferio norte. Esta planta se desarrolla a partir de rizomas rastreros, aunque en los climas más secos lo hace a partir de bulbos.

El iris tiene un tallo largo y erecto, con hojas en forma de espada que parten de la zona basal de la planta. Sus flores, de gran variedad de colores, son a menudo individuales. Tienen tres pétalos externos que se abren hacia abajo y otros tres internos que se alzan en corola. Los seis lóbulos de algunas especies apuntan hacia fuera.

Esta planta se cultiva en el jardín, donde es perfecta para arrietes y rocallas. También se puede mantener dentro de casa con pocos cuidados. Las especies más recomendadas para interior son la reticulata y la danfordia. En casa deben estar en un lugar bien iluminado y ventilado, con temperaturas de moderadas a frescas. Cuando termina la floración, hay que cortar el tallo de flor y sacar la maceta al exterior. A principios de primavera, cuando la planta esté seca, se saca y se planta el rizoma en una maceta algo mayor. La planta volverá a florecer.

Esta planta se cultiva en el jardín, donde es perfecta para arrietes y rocallas

En el jardín, el iris debe estar siempre al sol o a semisombra. Resiste bien el frío, pero no tolera las heladas. Las especies de estanque necesitan de un lugar húmedo, mientras que otros ejemplares, como el iris germánica, se desarrolla mejor en un suelo seco y calizo.

Las especies que se desarrollan por rizomas deben estar casi a flor de tierra para aprovechar el calor del sol, cuya acción favorece su crecimiento y el esplendor de sus flores. La mejor época para trasplantarlos coincide después de la floración. Los nuevos vegetales deben plantarse a finales de julio o principios de agosto. Si los rizomas tienen raíces, solo se enterrarán estas. En caso contrario, se entierra el rizoma hasta la mitad para evitar su putrefacción. Si los rizomas se pudren y las hojas se secan, hay que desenterrar la planta, cortar las partes infectadas, espolvorear los extremos cortados con carbón vegetal en polvo y volver a plantarlos en otro lugar.

Los iris de bulbo crecen en el suelo permeable del jardín. Las bulbosas cultivadas a la intemperie deben tener una capa de turba que las proteja de las heladas. Los bulbos secos se colocan a una profundidad de unos ocho centímetros en tierra arenosa, un poco arcillosa. Si se cultivan a la intemperie, los bulbos se plantan en septiembre u octubre y se les protege hasta marzo con follaje y estiércol.

Variedades de iris

En el mundo vegetal se pueden encontrar cerca de 200 especies de iris, entre las cuales destacan el pseudacorus, el iris florentina, el japonés y el iris germánica.

El iris pseudacorus o lirio amarillo es una especie originaria de Eurasia que se desarrolla bien en condiciones muy húmedas, por lo que es habitual encontrarla en los pantanos y en las riberas de los ríos.

El iris florentina o lirio blanco es una planta de grandes y perfumadas flores que crece en los jardines y bosques mediterráneos. Las inflorescencias tienen de 2 a 3 flores, en tallos ramificados.

El iris japónica o lirio japonés es una especie pequeña de flores blancas marcadas de azul claro y dorado. Este tipo de iris guarda cierta semejanza con las orquídeas.

El iris germánica o lirio azul tiene unas grandes flores purpúreas o violetas. Sus hojas tienen forma de espada y los rizomas son gruesos. Crece en cualquier tipo de suelo. Florece de primavera a verano.

Etiquetas:

bulbos, flor, rizomas


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto